• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU pide a Brasil una defensa más activa de los derechos en el mundo

El vicepresidente de EE UU, Joseph Biden / AFP

El vicepresidente de EE UU, Joseph Biden / AFP

El vicepresidente de EE UU, Joseph Biden, aseguró que Brasil ya pasó de ser una nación en desarrollo a un país desarrollado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, instó este miércoles a Brasil a adoptar un papel más activo en la promoción de la democracia y los derechos humanos en el mundo, durante una visita al país suramericano en la que también impulsó los vínculos económicos con EE UU.

"Ustedes no pueden seguir diciendo que son una nación en desarrollo, ustedes se han desarrollado", dijo en un discurso en un muelle de Río de Janeiro el vicepresidente, quien aseveró que ello conlleva la responsabilidad de adoptar posturas sobre los asuntos mundiales.

Biden dijo que como líder del "sur", en ciertas situaciones Brasil tiene más credibilidad que Estados Unidos y que otros países, y mencionó por ejemplo el papel positivo que puede desempeñar en las transiciones democráticas en el norte de África.

"Buscamos que ustedes reconozcan la diferencia entre la interferencia indebida en los asuntos de otros países y la profundización de la democracia y los derechos humanos cuando están bajo ataque", indicó.

"Brasil ya no es un poder emergente, ustedes han emergido y todo el mundo se ha dado cuenta de ello", añadió.

El vicepresidente, que llegó a Brasil procedente de Trinidad y Tobago y Colombia, dijo que hay "un nuevo sentimiento de dinamismo en las Américas" y que existe un "momento de oportunidad para una nueva era de relaciones entre Estados Unidos y las Américas".

"No hay ningún socio más significativo en este empeño que Brasil", afirmó Biden.

Aseveró que el gigante suramericano ha demostrado que "es falsa la alternativa ofrecida en otros países de este hemisferio y del mundo" entre democracia y desarrollo, aunque no citó a ninguno de ellos.

El otro eje del discurso de Biden fue el económico y en ese sentido destacó el conocimiento de Estados Unidos en la extracción de petróleo en aguas profundas, como los grandes yacimientos encontrados en Brasil, y dijo que está listo para ser socio del país suramericano en esos emprendimientos.

Posteriormente, Biden se reunió con directivos de la estatal Petrobras y con un grupo de empresarios de ambos países en el parque tecnológico de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Eunice de Carvalho, gerente de Chevron en Brasil, indicó a la prensa tras el encuentro que su compañía analiza si participará en las próximas licitaciones de los nuevos campos de crudo.

En la cita con los empresarios, Biden se manifestó optimista sobre la perspectiva de un aumento de la cooperación y de los proyectos conjuntos, en áreas como la energía, la industria pesada, aviación, infraestructura y manufacturas.

"Esto no es una vía de una sola dirección", dijo el vicepresidente, quien explicó que los dos países pueden aprender uno del otro.

Actualmente, el comercio bilateral asciende a unos 100.000 millones de dólares al año, según Biden, quien dijo que "no hay razón para que no llegue a 400.000 o 500.000".

"Sé que para muchos en Brasil, Estados Unidos no empieza con un historial impecable, hay buenas razones para ese escepticismo, pero el mundo ha cambiado, estamos superando alianzas antiguas, dejando atrás las viejas sospechas", indicó.

Biden visitará el jueves una favela de Río de Janeiro, en la que conversará sobre las políticas de seguridad que han permitido arrebatarle a grupos criminales el control de las principales barriadas pobres de la ciudad.

El viernes, en Brasilia, el vicepresidente será recibido por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, a quien transmitirá formalmente la invitación para visitar la Casa Blanca el próximo 23 de octubre, según anunció hoy su Gobierno.

Será la única visita "de Estado" de este año en Washington, una denominación que acarrea honores especiales, como una cena de gala en su honor.

Se tratará del segundo viaje a la capital estadounidense de la presidenta brasileña, tras el realizado en abril de 2012.

Después de encontrarse con la mandataria, Biden tendrá una reunión de trabajo con el vicepresidente brasileño, Michel Temer, y concluirá su visita con una conferencia de prensa conjunta.