• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Donald Trump: Haremos a EE UU mejor de lo que ha sido jamás

El precandidato republicano, Donald Trump/ Foto: El Mercurio

El precandidato republicano, Donald Trump/ Foto: El Mercurio

El magnate, que lidera por un amplio margen todas las encuestas sobre las primarias republicanas, recurrió a sus temas habituales y volvió a cargar contra los inmigrantes indocumentados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El magnate inmobiliario y aspirante a la nominación republicana a la Casa Blanca en 2016, Donald Trump, se dio este viernes uno de los mayores baños de masas en lo que va de campaña con un encuentro en un estadio de fútbol americano en Mobile (Alabama), en el corazón del sur de EE UU.

Inicialmente, el precandidato planeaba llevar a cabo su discurso en el Centro Cívico de la ciudad, con capacidad para unas 4.000 personas, pero al verse "desbordado" por el número de solicitudes, la campaña anunció que el evento se trasladaría al estadio local de fútbol.

En el Ladd-Peebles Stadium, con capacidad para 43.000 personas, se concentraron alrededor de 20.000 según la policía, lejos del lleno total al que habían apuntado desde la campaña de Trump, pero aun así, es uno de los actos más multitudinarios de todos los candidatos en lo que va de la campaña por la presidencia de EE UU.

El magnate, que lidera por un amplio margen todas las encuestas sobre las primarias republicanas, recurrió a sus temas habituales: volvió a cargar contra los inmigrantes indocumentados, insistió en la necesidad de construir un muro en la frontera con México y criticó a sus rivales políticos por ser "débiles" y depender de las contribuciones de los donantes.

"Haremos a Estados Unidos mejor de lo que ha sido jamás", se dirigió Trump a las gradas del estadio, en una vuelta de tuerca de su eslogan "Hacer a EE.UU. grande de nuevo".

Trump, sin duda uno de los aspirantes más carismáticos en la carrera a la Casa Blanca, bromeó sobre su peculiar cabello y peinado, blanco de todo tipo de burlas y chismorreos en EE.UU., y prometió que si llovía, se quitaría la gorra para demostrar "de una vez por todas" que el pelo es suyo.

La estrategia de Trump pasa por afianzarse en el sur (fuertemente republicano) como el candidato favorito, puesto que una victoria no solo en Alabama, sino también en estados vecinos como Misissippi, Georgia y Louisiana (todos ellos votan a principios de marzo) haría que el resto de republicanos del país tuviesen que tomarle definitivamente como un candidato "serio".