• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Diplomáticos venezolanos denuncian represión en carta a la Comunidad Internacional

El cardenal Urosa Savino rechaza el abuso de la fuerza por funcionarios de cuerpos de seguridad | Foto José Pacheco

Imágenes de represión de la GNB en Las Mercedes | Foto José Pacheco

Rechazaron la represión ejercida por las fuerzas de seguridad del gobierno contra ciudadanos que manifiestan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de treinta diplomáticos, conformado por embajadores de carrera y otros funcionarios que han trabajado en el servicio exterior venezolano, envió una carta a la Comunidad Internacional en la que denuncian la represión ejercida por las fuerzas de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro contra manifestantes que han tomado las calles para protestar contra la inseguridad, la escasez y la inflación, que ha dejado 18 muertos y cientos de heridos.

“Ante el legítimo ejercicio del derecho a la protesta, garantizado por la Constitución Nacional y las normas internacionales de derechos humanos, el régimen de Nicolás Maduro ha recurrido a la represión y la violencia mediante el uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza y el recurso a acciones tales como detenciones arbitrarias, procesos políticos, tortura física y mental, tratos degradantes y persecución”, destacó el texto.

Los diplomáticos aseguran que tales agresiones se han llevado a cabo “contra una parte de la población que rechaza las políticas totalitarias que pretende instaurar en el país un sistema que ha sido rechazado por el pueblo”. El comunicado denunció también el apagón informativo instaurado, al controlar y acorralar a los medios independientes, contrariando así el derecho a la información y a la libertad de expresión que consagran la constitución y el Derecho Internacional, con el fin de ocultar la violenta represión.

En el texto también manifiestan su apoyo a los reclamos expresados por el movimiento estudiantil y otros sectores de la sociedad venezolana, “quienes han decidido renovar la lucha por la democracia y la libertad ante la  reiterada violación del estado de derecho, la degradación de la justicia y la ausencia de separación de los poderes públicos, así como el lamentable silencio de muchos gobiernos de la región y la inacción de organismos regionales e internacionales, que han ignorado compromisos tales como la Carta de la OEA, la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 y la Carta Democrática Interamericana, entre otros”.