• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Diplomacia ineficaz opaca a Venezuela ante apertura mundial

Las posiciones rudas de negociación han quedado en segundo plano y los gobiernos han priorizado otros mecanismos de cooperación para impulsar sus economías, afirmaron expertos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las relaciones diplomáticas en el mundo han dado un giro importante en los últimos meses.Países que han tenido grandes diferencias políticas a lo largo de la historia, estrecharon lazos y dejaron perplejos al resto del sistema internacional con sus nuevas decisiones, al tiempo que los intereses de Venezuela se ven opacados en el panorama mundial.

Los expertos coinciden en que el país ha quedado aislado en su retórica ruda, mientras que sus aliados incondicionales hacen cambios relevantes en las relaciones internacionales con naciones que han sido vistas como enemigas de Caracas, desde la llegada al poder del presidente Hugo Chávez en 1998.

Cuba y Estados Unidos llegaron a acuerdos para normalizar sus relaciones hasta el punto de que hoy reabrirán embajadas en sus respectivas capitales. Por otro lado, Washington y las grandes potenciales mundiales (Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) lograron la semana pasada un convenio con Teherán para que limite sus actividades nucleares.

“Se han adecuado a nuevos tiempos en la geopolítica y economía internacional, pero Venezuela ha quedado aislada como consecuencia de su diplomacia ineficaz”, afirmó la internacionalista Elsa Cardozo.

Para sintetizar esta idea, el economista José Toro Hardy sentenció en sus redes: “Los revolucionarios guindados de la brocha. Sus socios Irán y Cuba prefieren arreglarse con Estados Unidos. Los chinos ya no confían”.

Afirmó que “los gobiernos están cambiando sus prioridades. Lo que involucra cambios políticos y económicos”, y añadió que con esto “los principales socios de Venezuela se están transformando en su principal obstáculo”. Prueba de ello es el ímpetu con el que los analistas prevén que Irán entre al mercado petrolero, luego del acuerdo con las potencias. El resultadosería una caída de los precios del petróleo y Venezuela vería sus intereses opacados, según el economista.

Aunado con esto, en la gira petrolera de principios de 2015, el presidente Nicolás Maduro  recibió palmaditas en la espalda de China, Arabia Saudita, Qatar y Argelia más allá de los apoyos requeridos por Venezuela en su intención de subir el precio del crudo. La Organización de Países Exportadores de Petróleo, negó, en ese entonces, el apoyo.

Cardozo advirtió que la apertura internacional de los países aliados es también consecuencia de aspectos como “la desaceleración de las economías mundiales y del final del boom de los precios de las materia primas”, así como del “desgaste de algunas políticas”. Por lo que han pasado a segundo plano las “posiciones rudas de negociación” de gobiernos como los de Cubae Irán.

“Algunos gobiernos se han visto obligados a ocuparse de asuntos que antes desatendían”, con el fin de buscar grandes inversiones que mejoren sus economías mediante nuevos mecanismos de cooperación. Venezuela, en cambio, se ve como el país que “no participa en las decisiones importantes sobre el libre comercio en América Latina ni sobre la alianza con la Unión Europea, por sus propias decisiones políticas”, afirmó.

 

Desconfianza. Los expertos coinciden en que las últimas decisiones diplomáticas no han dado buenos resultados. La prueba es el apoyo que las islas del Caribe han dado a Georgetown sobre el problema limítrofe con Caracas, a pesar de que estos pequeños países “se han beneficiado de las políticas subsidiarias venezolanas”, afirmó Toro Hardy: “Estas islas respetan mucho más los principios y la solidaridad”.

Cardozo agregó que el uso de una retórica agresiva y “haber usado a Petrocaribe como una palanca económica y un mecanismo de presión ha hecho que Venezuela no cultive una cooperación genuina”.

Los expertos aseguran que el interés que puedan tener en Venezuela algunos países, como Cuba, “es pasajero” y que existe una “falta de confianza y miedo” de hacer cualquier tipo de trato o acercamiento con el país.

Para esta nota se intentó contactar a fuentes oficiales, pero las llamadas no fueron atendidas.