• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Dilma Rousseff recupera el liderazgo a dos días de las urnas

La presidenta de Brasil y candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en un mítin en Rio de Janeiro/ AFP

La presidenta de Brasil y candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en un mítin en Rio de Janeiro/ AFP

La actual presidenta se acerca a la victoria, pero la campaña no está cerrada. Aún faltan días y un importante debate para definir la situación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la maquinaria del Partido de los Trabajadores (PT) al rojo vivo y una sofisticada aunque poco elegante campaña, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha logrado distanciarse de su rival Aecio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), y ser de nuevo la favorita a dos días de la segunda vuelta.

Debido a la división popular entre quienes buscan mantener al gobernante Partido de los Trabajadores en el poder y quienes ansían un cambio tras numerosos escándalos de corrupción y un crecimiento anémico, la campaña ha sido sangrienta, llena de ataques personales y fuertes acusaciones éticas.

Rousseff ha intentado generar el mayor rechazo posible a Neves, un economista de 54 años fiel producto de la élite política brasileña, economista, exsenador y exgobernador, al cual el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), padrino político de la mandataria, se refiere como un "hijito de papá". Lula ha insinuado que Neves es agresivo con las mujeres y que condujo bajo el efecto de drogas y alcohol. Además, le acusó de nepotismo y de gobernar mal el estado de Minas Gerais (sureste).

Neves asegura que contraataca en defensa propia. Así, ha tachado a la exguerrillera de 66 años de "mentirosa", "connivente" con millonarios desvíos de dinero en la estatal Petrobras, blanco de denuncias de sobreprecios en contratos para financiar al PT y sobornar a legisladores aliados, o de "incompetente" para manejar el país. Asegura que la inflación está descontrolada y que se disparará si Rousseff es reelegida.

Ambos bandos se han acusado mutuamente de utilizar métodos de propaganda nazis, y la justicia electoral ha tenido que suspender propagandas de uno y otro lado para minimizar los golpes bajos.

Según el último sondeo de Datafolha, la estrategia de Rousseff ha logrado que la mandataria izquierdista tenga un 53% de las intenciones de voto para la vuelta a las urnas de este domingo, mientras que Neves tiene 47%. Ibope, por su parte, le otorga ocho puntos de ventaja a la actual presidenta, un 54% frente al 46% que da al candidato del PSDB.

"Rousseff ha tenido una campaña bien producida, más sofisticada y más interesante que la de Aecio Neves. Es un mérito de Joao Santana", su jefe de prensa político, dijo a AFP el politólogo independiente André César.

La estrategia ha sido "deconstruir" la imagen de Neves y sobre todo "comparar los 12 años de PT con los ocho de gobierno de Fernando Henrique Cardoso", el socialdemócrata que gobernó Brasil de 1995 a 2002. "Era otro mundo, pero la campaña de Dilma recuerda que había una tasa de interés de 45%, desempleo, inflación y eso prende una luz de alarma en el votante promedio", señaló el experto.

Los rivales se han atacado duramente en siete debates televisivos a lo largo de poco más de un mes desde que comenzó la campaña para el primer turno del 5 de octubre. Sin embargo, por consejo de sus jefes de prensa también se han enfrascado en una campaña a la antigua, cuerpo a cuerpo, en caminatas, paseos en descapotable y mítines callejeros a lo largo del país, 17 veces mayor que España.

El último y octavo debate de las dos rondas electorales tendrá lugar este viernes a las 22h00 (00h00 GMT) en la TV Globo, y será clave para decidir el futuro de la séptima economía mundial, ya que un 26,6% de los 142,8 millones de electores no acudieron a las urnas en el primer turno, son indecisos o emitieron voto nulo. Posiblemente "Aecio le pegará a Dilma con todas las armas posibles; no tiene otra alternativa", estimó César.

 

El noreste de Brasil es un bastión del PT, agradecido por los programas sociales que benefician a 50 millones de brasileños desfavorecidos, un cuarto de este país con una de las mayores tasas de desigualdad del mundo.

Los electores de mayores ingresos, por su parte, apoyan a Neves para terminar con un PT socavado por escándalos de corrupción, y acusan a Rousseff de un excesivo intervencionismo en la economía, así como de estancar el crecimiento del país, en recesión en el primer semestre.

La batalla se juega en el seno de la clase media intermedia del sur y sobre todo del sureste industrializado, donde nacieron en 2013 las manifestaciones callejeras contra la corrupción de la clase política y los deficientes servicios públicos. Los sondeos muestran que la clase media baja que se había alejado del PT está ahora retornando a sus filas, dice César.

Rousseff se acerca a la victoria, pero la campaña no está cerrada. Aún faltan tres días y un importante debate para definir la situación.