• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Dilma Rousseff prometió exterminar la corrupción

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, junto a su hija, Paula, saluda a bordo de un Rolls Royce durante un corto recorrido mientras se dirige al Palacio de Planalto, para la ceremonia de investidura en Brasilia / EFE

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, junto a su hija, Paula, saluda a bordo de un Rolls Royce durante un corto recorrido mientras se dirige al Palacio de Planalto, para la ceremonia de investidura en Brasilia / EFE

La presidente se dirigió a los brasileños tras ser juramentada por el Congreso Nacional para su segundo mandato de cuatro años 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, asumió su segundo mandato de cuatro años con la promesa de exterminar la corrupción y realizar los ajustes que necesita la economía sin abandonar las políticas sociales.

La mandataria propuso un pacto nacional contra la corrupción en momentos en que se amplía un escándalo de sobornos que involucra a  Petrobrás, petrolera estatal, y a las empresas más grandes de construcción del país.

“Democratizar el poder significa combatir enérgicamente la corrupción, que ofende y humilla a los trabajadores, a los empresarios y a los brasileños honestos. La corrupción debe ser extirpada”, expresó.

Rousseff se dirigió a los brasileños desde el palacio presidencial de Planalto, donde leyó un discurso similar, pero más abreviado, al pronunciado ante el pleno del Congreso Nacional de Brasilia, donde fue juramentada para su segundo período.

Cerca de 15.000 personas, según la Policía Militar, acompañaron los actos de la investidura, una cifra superior a la que había antes del comienzo de la celebración, pero inferior a los 30.000 simpatizantes que esperaba el Partido de los Trabajadores.

Tras finalizar el discurso, la mandataria departió algunos minutos con sus homólogos de Bolivia, Evo Morales; Chile, Michelle Bachelet; Costa Rica, Luis Guillermo Solís; Paraguay, Horacio Cartes; Uruguay, José Mujica; y Venezuela, Nicolás Maduro.

También asistieron delegaciones de otros 70 países. En el palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería, la jefe del Estado tuvo una reunión privada con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y otra con la directora general de la Unesco, Irina Bokova. Hoy se reunirá con Maduro.