• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Difunto presentador de BBC Jimmy Savile abusó hasta de menores de 8 años

Jimmy Savile falleció en 2011 a los 84 años

Jimmy Savile falleció en 2011 a los 84 años

Los abusos, cometidos principalmente en Leeds, su ciudad natal en el norte de Inglaterra, y Londres, donde trabajaba, se produjeron en múltiples lugares, incluidas las instalaciones de la radiotelevisión pública británica y 14 hospitales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El difunto presentador de la BBC Jimmy Savile fue un "agresor sexual depredador" que abusó de víctimas de entre ocho y 47 años de edad durante más de cinco décadas y podría haber sido procesado en vida, afirmaron el viernes la policía y la fiscalía británicas. Savile, fallecido en 2011 a los 84 años, aprovechó su celebridad para cometer 214 "actos delictivos", incluidas 34 violaciones, entre 1995 y 2009, precisó un demoledor informe elaborado conjuntamente por la policía y la asociación de protección de la infancia NSPCC que detalla la extensión de sus abusos.

Con su inconfundible media melena rubia platino y su inseparable puro, Savile, adepto a los atuendos extravagantes y joyas ostentosas, fue una de las principales estrellas de la televisión británica en los años 1970 y 1980, cuando presentó el popular programa infantil de la BBC "Jim'll Fix It", donde permitió que cientos de niños cumplieran sus sueños, y el espacio musical juvenil "Top Of The Pops".

Al presentar el informe a la prensa, el detective David Grey calificó de "espantosa" la escala y la severidad de los delitos cometidos por el presentador que se ganó también el respeto de sus compatriotas por sus labores benéficas. Conjuntamente, los testimonios de las víctimas "dan una idea convincente de los abusos generalizados de un agresor sexual depredador", señala el texto.

Su víctima más joven fue un niño de ocho años, aunque el 82% de las denunciantes son mujeres, que tenían entre 13 y 16 años de edad cuando ocurrieron los hechos. Según este informe, producto de tres meses de investigaciones, la mayoría fueron "agresiones oportunistas, muchas de ellas en situaciones manipuladas por Savile", aunque otras fueron "planeadas".

Los abusos, cometidos principalmente en Leeds, su ciudad natal en el norte de Inglaterra, y Londres, donde trabajaba, se produjeron en múltiples lugares, incluidas las instalaciones de la radiotelevisión pública británica y 14 hospitales, uno de ellos para enfermos terminales.

Para Peter Watt, de la NSPCC, Savile era un hombre "diabólico y manipulador". "Construyó astutamente toda su vida en torno a conseguir acceder a niños vulnerables para llevar a cabo sus abusos. Se escondía a la vista de todos tras un halo de excentricidad, embaucando a quienes lo desafiaban", declaró a la prensa.

La fiscalía británica admitió por su parte que Savile podría haber sido procesado en 2009, dos años antes de su muerte, por sus delitos contra al menos tres víctimas, si se hubieran tomado más en serio sus denuncias contra este "tesoro nacional" condecorado por la reina Isabel II, y su responsable, Keir Stemmer, pidió públicamente "disculpas por los errores" cometidos.

Ese año la policía y la fiscalía determinaron que no había suficientes elementos para acusar a Savile de los abusos denunciados por cuatro presuntas víctimas. Los supuestos abusos de Savile, que algunos de sus compañeros calificaron de "secreto a voces" en el interior de la BBC, fueron finalmente revelados a principios de octubre pasado por la cadena de televisión británica ITV, que difundió testimonios de cinco mujeres que decían haber sido agredidas sexualmente por el presentador cuando eran menores de edad.

El escándalo provocado por estas revelaciones condujo a la dimisión del director general de la BBC, George Entwistle, y de otros directivos del ente público, sobre todo después de que se divulgara que la cadena desprogramó en diciembre de 2011 otro reportaje que daba la palabra a víctimas, en lo que otro informe consideró una mala gestión y no encubrimiento como denunciaron algunos.

Jimmy Savile "no puede enfrentarse hoy a la justicia, pero espero que este informe consuele a sus centenares de víctimas. Han sido escuchadas y tomadas en serio", declaró el comandante de policía Peter Spindler, quien dirigió la investigación. "Debemos utilizar las lecciones de estos acontecimientos traumáticos para impedir que otros niños y adultos vulnerables sufran abusos en el futuro", agregó.