• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Condenaron a cinco años de prisión a expresidente de Guatemala

Expresidente guatemalteco Alfonso Portillo en un tribunal en la Ciudad de Guatemala | AP

Expresidente guatemalteco Alfonso Portillo en un tribunal en la Ciudad de Guatemala | AP

Alfonso Portillo, de 62 años, reconoció en marzo que aceptó 2,5 millones de dólares en sobornos para mantener el reconocimiento diplomático a Taiwán, un hecho que debe ser "inadmisible para el gobierno de Guatemala y para los demás países que participan de la convención de las Naciones Unidas contra la corrupción"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El expresidente guatemalteco Alfonso Portillo fue condenado el jueves a cinco años y 10 meses de prisión por aceptar sobornos, después que un juez federal rechazó la solicitud de indulgencia y dijo que la corrupción en el gobierno debe ser erradicada en todo el mundo.

El exmandatario, de 62 años, reconoció en marzo que aceptó 2,5 millones de dólares en sobornos para mantener el reconocimiento diplomático a Taiwán, un hecho que debe ser "inadmisible para el gobierno de Guatemala y para los demás países que participan de la convención de las Naciones Unidas contra la corrupción", dijo el juez federal de distrito Robert P. Patterson.

La desbocada corrupción política en algunos países debe ser mermada "porque corrompe el sistema político de esos países", dijo Patterson.

"Hay demasiada corrupción", agregó.

Portillo fue el presidente de Guatemala de 2000 a 2004. Fue extraditado a Estados Unidos hace un año y sigue detenido tras declararse culpable en marzo de un cargo de confabularse para lavar dinero.

Brian Su, subdirector general de la Oficina de Asuntos Económicos y Culturales de Taipei, dijo que Ma Ying-jeou, presidente de Taiwán desde 2008, "rechaza la diplomacia del dinero".

David Rosenfield, el abogado de Portillo, había alegado que se debía permitir que el expresidente regresara al lado de su familia después de más de cuatro años de prisión, la mayoría de ellos en Guatemala. La Oficina Federal de Prisiones debe decidir cuánto del tiempo cumplido por Portillo en Guatemala cuanta para su sentencia.

Amigos y familiares de Portillo que se trasladaron a Estados Unidos desde Guatemala y México asistieron a la audiencia de sentencia, que duró más de cuatro horas, donde lo escucharon pedir disculpas por su delito.

"Siento un gran remordimiento y vergüenza no sólo por los delito que cometí, sino también por las consecuencias para otras personas e instituciones", dijo en español.

Entonces describió lo que creía fueron sus logros como presidente de Guatemala y dijo que limpió el sistema financiero, modificó los impuestos, extendió derechos a los sindicatos, aumentó el sueldo a los maestros y alfabetizó a más de 1 millón de personas.

"No estoy tratando de justificar mi error o delito", dijo. "Dios y la historia sabrán si fu un hombre bueno o malo durante el tiempo que he pasado en esta tierra".

Cuando Portillo terminó su alocución, el fiscal federal adjunto Adam Fee lo calificó de un "discurso político".

Anteriormente, Fee había calificado a Portillo un mal candidato a la misericordia del tribunal y dijo que era difícil exagerar la seriedad del delito porque fue perpetrado por Portillo cuando era presidente.

El fiscal dijo que los sobornos también amenazaron la integridad de los bancos estadounidenses porque Portillo lavó el dinero a través de instituciones financieras norteamericanas.

"Lo hizo por avaricia", dijo Fee, agregando que usó los primeros 500.000 dólares que recibió de Taiwán para construir una mansión para reuniones y entretenimiento.

Rosenfield dijo que su cliente seguía siendo el político más popular de Guatemala y que ya lo habían castigado lo suficiente.

En Guatemala, la sentencia fue festejada por seguidores del ex mandatario.

Janeth Pérez, ex diputada al Congreso y amiga de Portillo dijo que se sentía muy contenta por la sentencia. "Teníamos fe en las autoridades estadounidenses, el mensaje está claro, la justicia guatemalteca no es honorable por eso confiábamos en ellos, ya estamos organizándonos para cuando vuelva a Guatemala y recibirlo con miles de seguidores", dijo Pérez.

Kari Alvarez, una contadora de 38 años se unió a unos 30 seguidores de Portillo que se reunieron en una casa en la zona uno capitalina, donde funciona el Frente Nacional Portillista, que apoya al expresidente, para escuchar informes de radio sobre la sentencia.

"Se declaró culpable. Como todos nosotros él ha cometido errores, pero con esto ya está respondiendo a ellos, cuando vuelva a Guatemala aquí estaremos para apoyarlo incluso si quiere volver a ser presidente", dijo Alvarez.