• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Detienen a británica acusada de hackear redes en EE UU

auri Love, de Stradishall, Inglaterra, fue acusada de hackear las redes de instituciones como el ejército, la NASA, la Reserva Federal y la Agencia de Protección Ambiental/Archivo

Lauri Love, de Stradishall, Inglaterra, fue acusada de hackear las redes de instituciones como el ejército, la NASA, la Reserva Federal y la Agencia de Protección Ambiental/Archivo

Los fiscales dijeron que robó nombres, números de seguridad social e información de tarjetas de crédito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una ciudadana británica acusada de hackear las redes de computadoras del gobierno de Estados Unidos y robar información delicada y confidencial fue detenida en Inglaterra y los fiscales dijeron que pedirán que se le extradite a Nueva Jersey.

Lauri Love, de Stradishall, Inglaterra, fue acusada de hackear las redes de instituciones como el ejército, la NASA, la Reserva Federal y la Agencia de Protección Ambiental. Los fiscales dijeron que robó nombres, números de seguridad social e información de tarjetas de crédito.

Matthew Reilly, vocero de la fiscalía de Nueva Jersey, dijo que Love fue detenida el miércoles y que autoridades estadounidenses presentaron una solicitud de extradición. La mujer de 29 años también enfrenta cargos federales en Nueva York y Virginia.

La abogada de Love en Gran Bretaña, Karen Todner, dijo que se presentó en el tribunal el miércoles y se le dejó en libertad bajo fianza. Todner señaló el año pasado que cualquier solicitud de extradición debería ser "rechazada vehementemente". Su próxima audiencia está programada para el 1ero de septiembre.

Love, cuyo perfil en Facebook tiene la fotografía de un gato que lleva anteojos oscuros con la frase "Acostúmbrate a eso", no respondió de inmediato los mensajes en que se le pedía un comentario.

Otros intentos de extraditar a hackers británicos se han politizado. Todner también defendió a Gary McKinnon, acusado de introducirse en las computadoras de las fuerzas armadas de Estados Unidos en 2002. McKinnon libró una batalla legal durante 10 años que involucró a políticos ingleses y a la postre resultó en que permaneciera en Gran Bretaña.