• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Detenido empresario implicado en caso Petrobras

El ex presidente Lula da Silva está en la mira del juez Sergio Moro | Foto EFE

El ex presidente Lula da Silva está en la mira del juez Sergio Moro | Foto EFE

El próximo 30 de marzo, el Supremo Tribunal Federal debería decidir en su próxima sesión plenaria, si Lula es o no ministro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un empresario implicado en el escándalo de la brasileña Petrobras fue detenido ayer en Portugal, en la primera acción policial internacional relacionada con la operación “Lava Jato” que está causando una conmoción política y social en Brasil.

El empresario es el luso-brasileño Raúl Schmidt Felipe Junior que fue detenido en Lisboa. Según la Procuraduría brasileña, era un operador financiero en el pago de sobornos a funcionarios públicos de Petrobras y un agente de empresas internacionales en la obtención de contratos para plataformas de exploración de la petrolera estatal.

La operación “Lava Jato”, lanzada en 2014 por el juez de primera instancia Sergio Moro, ha implicado a políticos y empresarios lo que ha fragilizado el gobierno de izquierda de la presidente Dilma Rousseff, amenazada ya por un juicio de destitución en el Congreso.

También el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva está en la mira del juez Moro por presunta ocultación de bienes, en conexión con el caso Petrobras. Lula, de 70 años de edad, fue nombrado la semana pasada ministro jefe de gabinete de Rousseff, pero un juez del Supremo Tribunal Federal bloqueó provisoriamente su toma de funciones, por considerar que se trataba de una maniobra para dotarlo de fueros que lo protegerían de un eventual pedido de captura.

El Tribunal Federal debería decidir solamente el próximo 30 de marzo, en su próxima sesión plenaria, si Lula es o no ministro. Pero el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, podría atender los recursos y Habeas Corpus presentados por sus abogados y el gobierno para tratar de inhibir la acción del juez Moro en los próximos 10 días.

El Instituto Lula, cuya misión principal es la cooperación de Brasil con África y América Latina, y trabajar en la construcción de un museo para contar la historia de Brasil desde la experiencia de los movimientos sociales, denunció el domingo un acoso político, judicial y mediático contra el ex mandatario. “Lula no ha sido acusado de ningún crimen, incluso después de haber sido sometido en los últimos meses a una verdadera invasión (de su vida privada) y a intimidaciones”, denunció, apuntando al juez Moro. El magistrado se convirtió en un ícono de los manifestantes que reclaman la partida de Rousseff.