• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Desarticulan una red de espionaje iraní en el Yemen

El grupo buscaba "desestabilizar la seguridad", según el Ministerio de Defensa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fuerzas de seguridad yemeníes desarticularon una red de espionaje iraní que supuestamente operaba en el Yemen introduciendo armamento para alterar la estabilidad del país, aseguró hoy el Ministerio de Defensa del Yemen.

En un informe difundido en su página web, el Ministerio explicó que esa red incluía a ciudadanos iraníes, sirios y yemeníes que buscaban "desestabilizar la seguridad y la estabilidad del Yemen".

Según esa versión, los iraníes detenidos entraron al país, consiguieron la autorización necesaria para instalar una fábrica y empezaron a importar material y equipos a través del puerto yemení de Adén.

En el registro de uno de los contenedores con destino a esa fábrica, los servicios de seguridad descubrieron que los equipos importados servían también para la fabricación de proyectiles y otras armas.

El pasado 18 de julio, las autoridades yemeníes anunciaron la detención de miembros de una red iraní de espionaje, dirigida por un exmando de la Guardia Revolucionaria iraní, que actuaba en ese país desde hacía siete años y cubría el Yemen y la zona del Cuerno de África.

Durante una visita a Washington a principios de este mes, el presidente yemení, Abdo Rabo Mansur Hadi, acusó a Irán de organizar redes de espionaje en el Yemen y de apoyar a los grupos armados, sobre todo las facciones separatistas en el sur del país.

Según declaraciones difundidas por medios locales yemeníes, Mansur Hadi aseguró entonces que Irán está intentando "compensar su pérdida estratégica en Siria" con una mayor actividad en el Yemen, punto estratégico entre los países del Golfo ricos en petróleo y el Cuerno de África.

Las autoridades yemeníes suelen acusar a Irán de apoyar a los rebeldes chiíes llamados "hutíes", que controlan actualmente la provincia septentrional de Saada, fronteriza entre el Yemen y Arabia Saudí.

Según el Gobierno yemení, este apoyo se une al que Teherán brinda al movimiento separatista del sur del Yemen, que protagoniza desde 2007 manifestaciones violentas y ataques contra las fuerzas policiales y militares para pedir la independencia de esta zona.