• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Denuncian que 600 marroquíes ofrecieron en Luxemburgo vientres de alquiler

El caso fue destapado por el diario Al Ajbar, que citó a una miembro del CNDH llamada Rachida Uriagli

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al menos 600 mujeres marroquíes han ofrecido sus vientres en alquiler en los últimos años en operaciones realizadas en Luxemburgo por una contrapartida que oscila entre 13.000 y 17.000 euros, según datos difundidos el Centro Marroquí de Derechos Humanos.

Según explicó el presidente de esta ONG, Jalid Cherkaui, las operaciones de fecundación y parto fueron llevadas a cabo en Luxemburgo.

El caso de las 600 marroquíes fue destapado hoy por el diario Al Ajbar, que citó a una miembro del CNDH llamada Rachida Uriagli, ex parlamentaria en Luxemburgo que realizó un estudio sobre el caso en varias ciudades del norte de Marruecos.

En el Islam las operaciones de inseminación artificial están prohibidas, pero la traducción legislativa varía de un país a otro.

Cherkaui añadió que todo el trabajo de fecundación de los "vientres de alquiler" se lleva en secreto y que en este fenómeno están implicadas varias partes, además de los padres biológicos y la madre que ofrece su vientre.

Concretamente, citó a los médicos marroquíes -sin dar nombres ni cifras- que "elaboran el dossier médico" para que la "madre portadora" pueda salir del país, a los que se añaden los "intermediarios" que sacan provecho de la operación.

El presidente precisó que el CNDH subrayó que han constituido un comité especial para investigar sobre este fenómeno que reprobó por considerarlo "una violación flagrante de los derechos de la mujer y del niño", porque según él supone usar a la mujer como "máquina de producción".

Las marroquíes que han ofrecido sus vientres en alquiler son en su mayoría empleadas de hogar, muchachas que viven en la calle, o procedentes de familias pobres, que han percibido entre 150.000 y 200.000 dirhams (entre 13.484 y 17.981 euros) por estas operaciones.

En cuanto a los beneficiarios, Cherkaui indicó que son en su mayoría occidentales, que tienen dificultades para tener hijos biológicos.