• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Delegados divididos en apertura de la convención republicana

Hubo manifestaciones a favor y en contra de Donald Trump en el primer día del encuentro de GOP o Grand Old Party | Foto AFP

Hubo manifestaciones a favor y en contra de Donald Trump en el primer día del encuentro de GOP o Grand Old Party | Foto AFP

La jornada tenía como lema “Hacer a Estados Unidos seguro de nuevo” y se centró en la lucha contra el terrorismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Delegados que se oponen a la nominación del millonario Donald Trump como candidato del Partido Republicano lideraron una revuelta ayer en el pabellón Quicken Loans Arena, en el centro de Cleveland, en la inauguración de la convención republicana. Los representantes furiosos tras negárseles un voto sobre las complejas normas partidistas gritaron: “¡Vergüenza!, ¡vergüenza!”.

Los seguidores de Trump no se quedaron callados y con más gritos respaldaron al magnate de bienes raíces ganador indiscutible de la primaria del Grand Old Party. Lo ocurrido es otra muestra de las profundas divisiones que persisten en el Partido Republicano, que intenta unificar fuerzas detrás del neoyorquino para competir con la demócrata Hillary Clinton en los comicios presidenciales de noviembre.

La Convención Nacional Republicana, un evento para designar oficialmente al candidato a la Presidencia, ya ha tenido controversias y seguramente las protestas no cesaran prontamente.

Cleveland, de mayoría afroamericana, es especialmente sensible al momento de tensión racial y violencia que vive el país, con las recientes muertes de ciudadanos negros a manos de policías blancos y los tiroteos de ex militares negros contra agentes en Dallas, Texas y Baton Rouge, Luisiana. Cleveland tuvo ya su propio episodio de violencia y alcance nacional cuando en 2014 Tamir Rice, un niño afroamericano de 12 años de edad, fue asesinado a balazos por un policía.

La jornada. Reince Preibus, presidente del Comité Nacional Republicano, dio la bienvenida a la convención a golpe de martillo. El encuentro es protegido por más de 3.000 policías, que supervisan la seguridad del cónclave y de las 50.000 personas que asisten a la reunión, 15.000 de ellas periodistas, lo que revela la expectativa que genera la convención.

En esa concurrencia figuran los 5.000 delegados que representan a los 50 estados del país, el Distrito de Columbia y 5 territorios de la nación norteamericana.

La jornada de ayer tenía como lema “Hacer a Estados Unidos seguro de nuevo” y se centró en cuestiones de seguridad, como la lucha contra el terrorismo, un asunto al que Trump ha dedicado mucha atención durante la campaña, en la que se ha presentado como el candidato de la ley y el orden.

Entre los participantes estuvo la esposa de Trump, la ex modelo eslovena Melania Knauss.