• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Declaran estado de excepción en Burkina Faso

Una multitud se manifiesta en las calles de la capital de Burkina Faso | Foto: EFE

Una multitud se manifiesta en las calles de la capital de Burkina Faso | Foto: EFE

Un grupo de manifestantes entró al Parlamento y lo quemó en el inicio de una ola de disturios para exigir un cambio de gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Burkina Faso, Blaise Compaore, declaró este jueves estado de excepción, horas después que manifestantes que se oponen a su intento de reelección entraron en el Parlamento y le prendieron fuego, en la mayor amenaza para su régimen desde que tomó el poder hace casi tres décadas en un golpe de Estado.
 
No se sabía con precisión el paradero de Compaore después del anuncio, en el cual también pidió que cesaran las protestas. Al menos una persona murió y varias más resultaron heridas durante la jornada debido a la agitación, dijeron las autoridades.
 
El general del ejército Honore Traore, jefe del Estado Mayor, anunció después un toque de queda que estaría en vigor de las 7 de la noche a las 6 de la mañana. El gobierno y el parlamento también fueron disueltos, agregó.
 
En una concesión a los opositores, Compaore aceptó el jueves retirar una iniciativa de ley que envió al parlamento que le hubiera permitido extender sus 27 años de régimen a un quinto mandato.
 
Aunque los manifestantes lograron impedir la polémica votación parlamentaria, la violenta oposición desencadenada el jueves pone de relieve la amenaza que enfrenta Compaore en uno de los países más pobres del mundo.
 
Grupos de personas también atacaron las casas de ministros del gobierno y saquearon comercios en la ciudad de Bobo Sioulasso, la segunda más grande del país, dijeron testigos.
 
Los manifestantes gritaron "Se acabó el régimen" y "Ya no lo queremos'' cuando escucharon que la votación sobre el límite de mandato había sido bloqueada.
 
Las llamas engulleron el principal edificio del complejo parlamentario, y muchos legisladores huyeron a un hotel cercano.
 
"Es difícil predecir qué pasará, pero las cosas están fuera de control porque los manifestantes no escuchan a nadie", dijo Ablasse Ouedraogo, un legislador de oposición.