• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Declara el jefe de la Inteligencia egipcia en el juicio a Mubarak

El expresidente, Hosni Mubarak / AFP

Hosni Mubarak / AFP

La sesión transcurrió a puerta cerrada, según la fuente, que añadió que la corte aplazó hasta mañana la comparecencia como testigos del destacado periodista Ibrahim Isa y de un alto mando de la Guardia Republicana, el general Ayman Fahim

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El actual jefe de los servicios secretos de Egipto, general Farid al Tohami, declaró hoy en el juicio contra el expresidente Hosni Mubarak por la muerte de manifestantes en la revolución que lo derrocó en 2011.

La televisión estatal informó en su página web que el tribunal escuchó el testimonio de Al Tohami, que en enero de 2011 ocupaba el cargo de jefe de la Autoridad de Control Administrativo.

La sesión transcurrió a puerta cerrada, según la fuente, que añadió que la corte aplazó hasta mañana la comparecencia como testigos del destacado periodista Ibrahim Isa y de un alto mando de la Guardia Republicana, el general Ayman Fahim.

Mubarak fue trasladado en helicóptero con retraso desde el hospital militar en el que cumple arresto domiciliario hasta la Academia de la Policía, en las afueras de El Cairo.

Según la agencia estatal de noticias Mena, el exmandatario llegó a la sede donde se desarrolla el proceso más tarde de lo previsto por el mal tiempo.

Ya el pasado miércoles, el juicio contra el también expresidente Mohamed Mursi tuvo que ser aplazado por la misma razón, al no poder despegar el helicóptero que lo iba a trasladar desde una cárcel cerca de la ciudad mediterránea de Alejandría.

Quienes sí acudieron hoy a tiempo al tribunal fueron los hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, y el exministro egipcio de Interior Habib al Adli.

El expresidente, Al Adli y seis de sus ayudantes están acusados de ordenar el asesinato de manifestantes durante las protestas de 2011 y de generar el caos en el país.

Además, el expresidente y sus dos hijos se enfrentan a cargos de corrupción, tráfico de influencias y un delito por la exportación de crudo a Israel a precios supuestamente inferiores a los de mercado.