• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Debate sobre la reelección en Ecuador trasciende a Rafael Correa

Rafael Correa / AFP

Rafael Correa / AFP

El 1 de marzo el mandatario ecuatoriano dio a conocer que revisaría su decisión de no optar a la reelección ante "los nubarrones" que, según dijo, acechan a la Revolución Ciudadana, como denomina a su proyecto de gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El anuncio del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, de revisar su decisión de no presentarse a un nuevo mandato ha desatado dentro y fuera del oficialismo un intenso debate que ha trascendido la propia figura del gobernante.

Todo empezó el 1 de marzo cuando Correa dio a conocer que revisaría su decisión de no optar a la reelección ante "los nubarrones" que, según dijo, acechan a la Revolución Ciudadana, como denomina a su proyecto de gobierno.

El mandatario aseguró que había tomado esa decisión porque tiene "la responsabilidad de garantizar" que esa revolución "sea irreversible", aunque precisó que tal anuncio no supone, necesariamente, que vaya a presentarse en 2017.

Dio a conocer esta decisión al comentar los resultados de las elecciones locales del 23 de febrero, en las que el oficialismo perdió importantes alcaldías como las de Quito, Guayaquil y Cuenca, aunque ganó cerca de 70 municipalidades y diez de las 24 prefecturas provinciales.

A partir de ahí, el movimiento que lidera Correa, Alianza País (AP) ha abierto discusiones para determinar en qué forma se debe abordar el tema de la reelección, que entraña diferentes posibilidades e implica modificar la Constitución, que sólo permite una reelección.

Pero no todas las opciones tienen como protagonista a Correa, quien ya ha cubierto la reelección permitida por la carta magna, pues llegó al poder en 2007 y fue reelegido en 2013. Los asambleístas del oficialismo analizan también ampliar a todos los cargos de elección popular (asambleístas, prefectos, concejales y alcaldes) la modificación constitucional que resulte del debate.

El gobernante, por cierto, ha pedido "que las cosas se discutan de la forma más abierta, más democrática, sin complejos, sin vasallajes, en función de lo más conveniente para el país".

"Lo que no podemos permitir es que en base a complejos, en base a intereses de ciertos grupos que tiemblan ante la posibilidad de que se presente a elecciones nuevamente el presidente Correa se nos quiera limitar el debate", apostilló.

Además, ha mencionado varios ejemplos de países donde se permite la reelección sin que ello suponga problema alguno.

Si existe un problema, creen algunos analistas, éste reside en que la eventual continuidad de Rafael Correa al frente del país evidenciaría una falta de cuadros que puedan tomar el relevo.

El propio mandatario había advertido reiteradamente, cuando aseguraba que no se volvería a presentar, que hasta 2017 había tiempo suficiente para encontrar un nuevo líder que dirigiera la gestión de gobierno de la Revolución Ciudadana.

El analista político Jorge León destaca que la presencia de líderes fuertes "que tienden a concentrar el poder" lleva a la eliminación de posibles competidores o relevos y a la vez, perjudica a las organizaciones políticas, ya que les impide desarrollarse y consolidarse.

En una reciente entrevista el investigador abogó por un máximo de dos mandatos, "tiempo más que suficiente para que un gobierno logre demostrar lo que puede hacer, para que la sociedad no se canse de esos gobernantes", lo cual no excluye que la formación política pueda seguir en el poder con otro líder, dijo.

Y destacó también lo importante que es que los líderes no aprovechen sus mandatos para concentrar poder "y crear el vacío alrededor suyo, porque luego, cuando se van" se produce "un gran vacío en la sociedad" que lleva a una mayor inestabilidad, agregó, aunque sin mencionar expresamente a Correa.

En el debate suscitado en Ecuador, las opciones están abiertas, como también indicó el propio presidente esta semana al hablar de la posible reelección indefinida, de la reelección por un mandato adicional y de la vuelta al poder, si los votantes lo quieren así, después de un periodo fuera del gobierno.

Esta última alternativa fue apuntada por uno de los hombres de confianza del presidente ecuatoriano, el recién designado secretario de la Administración Pública (ministro secretario de la Presidencia), Vinicio Alvarado, quien abogó por un periodo fuera del Gobierno antes de que el mandatario pueda optar de nuevo a la reelección, como se hace en Chile y Uruguay, entre otros países.

Esta sería, en su opinión, "una alternativa política más viable, más adecuada" y permitiría "a los ciudadanos comparar", destacando a la vez que "quien rige los destinos es la propia ciudadanía en democracia".

El debate sigue en Alianza País, que celebrará el primero de mayo su convención nacional, donde profundizará en el análisis sobre una posible modificación constitucional en lo relativo a la reelección.

Sea cual sea la fórmula que se elija, serán los ciudadanos quienes tendrán la última palabra en las urnas durante las elecciones presidenciales de 2017.