• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

David Cameron rindió homenaje a Margaret Thatcher

El primer ministro británico, David Cameron / EFE

El primer ministro británico, David Cameron / EFE

El primer ministro británico definió a su predecesora como una "mujer extraordinaria" que contribuyó a la "grandeza" del Reino Unido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro conservador británico David Cameron rindió homenaje este miércoles a una "mujer extraordinaria" que contribuyó a la "grandeza" del Reino Unido, en una sesión parlamentaria consagrada a su predecesora Margaret Thatcher, quien incluso después de muerta sigue dividiendo a los británicos.

Los miembros de las dos cámaras del parlamento interrumpieron sus vacaciones pascuales para debatir sobre el legado de la ex primera ministra fallecida el lunes a los 87 años de edad, en el cargo de 1979 a 1990.

Cameron, heredero político de la Dama de Hierro, recordó a una "líder extraordinaria y una mujer extraordinaria", que fue la primera y hasta ahora única primera ministra del Reino Unido, y con 11 años ostenta el récord de longevidad en el cargo en más de 150 años.

"Hizo historia, y hagamos que esto sea su epitafio: hizo que nuestro país volviera a ser grande otra vez", afirmó en una Cámara de los Comunes más llena de lo esperado.

Cameron recordó el papel clave que desempeñó en los últimos años de la Guerra Fría, y su lzgo para devolver la "libertad" a las Malvinas tras el desembarco argentino en 1982.

El líder de la oposición laborista, Ed Miliband, coincidió con Cameron en que Margaret Thatcher fue una "figura única y destacada" que "rompió un molde" en cada etapa de su vida.

"El Partido Laborista estaba en desacuerdo con gran parte de lo que hizo y siempre será una figura controvertida", agregó. "Pero podemos estar en desacuerdo y también respetar sus logros políticos y su fuerza personal", afirmó en una intervención crítica pero respetuosa.

Varios miembros de su partido que no perdonan a Thatcher los cierres de minas, las privatizaciones o el debilitamiento de los sindicatos, brillaron sin embargo por su ausencia en la cámara.

"Algunos diputados tal vez creen que es su deber estar allí, yo no. Su legado fue la destrucción de miles de empleos", declaró Ronnie Campbell, un exminero convertido en diputado laborista.

En paralelo con el debate en la Cámara de los Comunes, donde entre las primeras intervenciones no hubo la de ninguna mujer, hubo también una sesión en la Cámara de los Lores, de la que Thatcher seguía siendo formalmente miembro.

Mientras tanto, continuaban los preparativos para el funeral de Thatcher el próximo miércoles 17, bautizado oficialmente operación "True Blue" (Azul verdadero), en referencia al color azul de los conservadores británicos.

Aunque el gobierno no ha comunicado todavía oficialmente la lista, se espera que asistan unos 2.300 invitados británicos y extranjeros, encabezados por la reina Isabel II, quien según se dice nunca tuvo muy buenas relaciones con Thatcher, y su esposo Felipe, duque de Edimburgo.

El hijo de la difunta, Mark, declaró este miércoles que su madre se hubiera sentido "muy honrada" por la presencia de la soberana, que no acostumbra a asistir a los funerales de sus primeros ministros, y agradeció los numerosos mensajes que había recibido de todo el mundo.

Pese a lo que anunciaba la prensa británica, el último presidente soviético Mijaíl Gorbachov no acudirá a Londres "debido a problemas de salud", según dijo a la AFP en Moscú un portavoz de su fundación.

La ceremonia fúnebre, precedida de una procesión callejera, tendrá lugar en la catedral de San Pablo, donde se celebró la misa de acción de gracias tras la guerra de las Malvinas.

Soldados de los principales regimientos que participaron en el conflicto contra Argentina por la soberanía de las islas en 1982 se encargarán del transporte del féretro, y participarán también en los honores militares.

La factura de este funeral ceremonial, que estará rodeado de un estricto dispositivo de seguridad, ha sido estimado por la prensa unos ocho millones de libras (12,3 millones de dólares, 9,3 millones de euros), que serán pagados en parte por el gobierno y en parte por la familia Thatcher.

El coste para el contribuyente ha suscitado numerosas críticas en esta época de austeridad, pero el ministro de Relaciones Exteriores William Hague indicó en la BBC que el país se lo podía "permitir".

Pese a las críticas que ha recibido después de su muerte, Margaret Thatcher es más popular entre los británicos que Winston Churchill, que lideró el Reino Unido durante la II Guerra Mundial, con 28% de opiniones favorables frente a 24%, según un sondeo YouGov publicado en el diario The Sun.

Pero la canción "¡Ding, Dong! ¡La bruja ha muerto!", coreada por centenares de personas que salieron a la calle en el Reino Unido a festejar su muerte, se ha convertido en uno de los temas más populares siete décadas después de haberse dado a conocer en la película "El Mago de Oz".