• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

DD HH serán punto de honor en diálogo EE UU-Cuba

Imagen de las Damas de Blanco en Washington durante la presentación del informe de la CIDH en 2014 | Foto Archivo El Nacional

Imagen de las Damas de Blanco en Washington durante la presentación del informe de la CIDH en 2014 | Foto Archivo El Nacional

Disidentes cubanos exigieron cambios políticos  y que se incluya a la sociedad civil cubana en el proceso de acercamiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Al final del día, 53 presos políticos fueron liberados, mientras que muchos más permanecen en la cárcel, y el pueblo cubano, que más sufre bajo el régimen, no tienen garantías para sus libertades básicas”. El legislador demócrata Robert Menéndez expuso, durante la audiencia en el Senado de Estados Unidos, un problema que preocupa a disidentes y a la comunidad internacional: La violación de los derechos humanos en la isla y lo que las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos pudieran lograr a favor de la libertad de los cubanos.

Más allá de los acuerdos económicos, durante el encuentro los disidentes expresaron la necesidad de trabajar con la sociedad civil cubana por los cambios en la política de la isla. Las negociaciones no dejan claro si se dará un paso a favor de elecciones democráticas transparentes, libertad de reunión, o la formación de partidos políticos independientes y sindicatos, afirmó Menéndez.

Frente a esto, Washington aseguró que con el proceso iniciado le quitó a La Habana la excusa usada durante años para no reformar la política interna, de acuerdo con el diario El País.

Desde Bruselas, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación afirmó que la situación de los derechos fundamentales "sigue siendo la peor en todo el hemisferio occidental", a pesar de los "posibles cambios en el escenario geopolítico" y aunque hay 178  presos políticos en enero, esta es la cifra más baja en los últimos años.

La organización criticó la cautela de las acciones de la Unión Europea y le exigió mayor firmeza en la defensa de los derechos y la legitimización de la sociedad cubana.

La voz disidente. “Cuba sigue siendo un país con un gobierno unipartidista donde las libertades fundamentales que son derechos absolutos en la sociedad norteamericana constituyen delitos contra lo que llamamos la 'seguridad del Estado”, dijo en el Senado Berta Soler, presidenta de las opositoras Damas de Blanco, quien estuvo en la sesión del Senado.

“Mientras estas condiciones prevalezcan no es posible hablar de una voluntad a un cambio por parte del régimen castrista. Para nosotros significa la continuación de golpizas, prisión, discriminación para nuestros niños y todo tipo de intimidación”, agregó.

“La libertad en Cuba es cuestión exclusiva de los cubanos, pero créanme, nos dará nuevas opciones para obtenerla por nosotros mismos”, remarcó Manuel Cuesta, disidente.

Plebiscito y sin secretos
La disidente Rosa María Payá, hija del opositor fallecido, Oswaldo Payá, afirmó en la audiencia: “El gobierno de Raúl Castro utiliza a los presos políticos cubanos como piezas de intercambio”.

La opositora solicitó una alternativa –un plebiscito– para que los cubanos puedan decidir su futuro y agregó que solo con el respeto a los derechos humanos se puede hablar de apertura en su país.

“No hay respeto para la autodeterminación cuando las negociaciones son entre las élites”, agregó.