• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cuba iniciará destrucción total de gases nocivos para capa ozono en 2014

Cubanos quieren volver a la Serie del Caribe | AP

Cubano | AP

La OTOZ, una dependencia del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente encargada de coordinar la implementación del Protocolo de Montreal, precisó que en los años noventa Cuba consumía más de 1.600 toneladas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Oficina Técnica del Ozono (OTOZ) de Cuba anunció que en 2014 la isla ejecutará un plan de recogida y destrucción de los gases HCFC, nocivos para la capa de ozono, y para 2030 prevé su eliminación total, informó hoy el diario oficial Juventud Rebelde.


"A partir de 2014 Cuba se convertirá en el primer país de América Latina con un proyecto en funcionamiento para la destrucción de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC)", indicó el director de la OTOZ, Nelson Espinosa, citado por el periódico.

De acuerdo con el plan, la isla establecerá "una red de recogida, transporte, almacenamiento y destrucción, o regeneración, de estas nocivas sustancias" con un cronograma que comenzará a fines de este año congelando el consumo de esa sustancia.

Para 2015 está prevista la reducción de un 10 por ciento de los gases y para 2025 de un 68 por ciento.

Estimados de la OTOZ señalan que en 2030 el país caribeño "habrá eliminado totalmente la emisión de HCFC a la atmósfera, aunque en el mundo está previsto que esto suceda para el 2040".

Según el Protocolo de Montreal, aprobado en 1987 y que regula el empleo de las sustancias que afectan a la capa de ozono, para 2040 deben ser eliminados totalmente los HCFC, que tienen un porcentaje aproximado del 10 por ciento de agotamiento de la capa de ozono.

El uso de esos químicos antropogénicos está relacionado con la refrigeración y fabricación de aerosoles, y sustituyeron a los ya prohibidos clorofluorocarbonos (CFC).

Desde fines de 2008 Cuba eliminó el 100 por ciento de las importaciones de gases clorofluorocarbonados (CFC) que agotan el ozono y adoptó medidas para "reconvertir" y "sustituir" sus sistemas de refrigeración.

La OTOZ, una dependencia del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente encargada de coordinar la implementación del Protocolo de Montreal, precisó que en los años noventa Cuba consumía más de 1.600 toneladas de sustancias agotadoras, principalmente de CFC.

Estimados de la institución en 2013 muestran que esa cifra se ha reducido a 280 toneladas.