• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cuba se despide de Chávez con un solemne y masivo homenaje

Homenaje a Hugo Chávez en Cuba / EFE

Homenaje a Hugo Chávez en Cuba / EFE

"Lo más importante es que, en nuestros pueblos, lo que logramos avanzar con la influencia de él en estos pocos años no retrocederá", dijo Raúl Castro, en sus primeras declaraciones tras la muerte de Chavez que, según aseveró, "se fue invicto, invencible y victorioso"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuba dio hoy su último adiós al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con un masivo y solemne homenaje a quien fue su principal aliado en el siglo XXI y cuya pérdida supone un importante golpe para un país muy dependiente del respaldo y el petróleo del país suramericano.

Miles de cubanos desfilaron en todas las capitales del país ante la imagen de Chávez, en una jornada de duelo y tributo que abrió en la ciudad oriental de Santiago de Cuba el presidente de la isla, Raúl Castro.

Vestido de militar, el general Castro depositó una rosa blanca bajo el retrato del líder bolivariano, en un sencillo y contenido gesto.

"Lo más importante es que, en nuestros pueblos, lo que logramos avanzar con la influencia de él en estos pocos años no retrocederá", dijo Raúl Castro, en sus primeras declaraciones tras la muerte de Chavez que, según aseveró, "se fue invicto, invencible y victorioso".

El presidente de Cuba ha viajado ya a Caracas para asistir mañana al funeral de Estado por Hugo Chávez.

En La Habana, la ceremonia de homenaje al presidente venezolano tuvo como escenario el Memorial José Martí, ubicado en la emblemática Plaza de la Revolución.

Allí los primeros en rendir tributo a Chávez fueron las principales autoridades del Gobierno y el Partido Comunista de Cuba, entre ellas el primer vicepresidente del país, Miguel Díaz-Canel.

A lo largo de la jornada, una ordenada multitud fue pasando en fila por el memorial en un ambiente de sobriedad y solemnidad, que solo rompieron estudiantes y trabajadores venezolanos residentes en Cuba al lanzar gritos de "Viva el comandante Chávez", "Chávez vive" o "La lucha sigue".

Portando banderas venezolanas y carteles, estudiantes venezolanos de medicina y deportes y trabajadores de la petrolera PDVSA entonaron en la Plaza de la Revolución de La Habana el himno de Venezuela, entre otras canciones.

También homenajearon al presidente venezolano representantes del cuerpo diplomático acreditado en Cuba así como los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en los diálogos de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos.

"Iván Márquez", número dos de la guerrilla, destacó en declaraciones a periodistas el papel de Chávez en el inicio de "una senda" para la solución política y dialogada del conflicto armado en el país suramericano y definió al presidente venezolano como un "líder continental".

Otra de las caras conocidas que acudieron a la ceremonia en La Habana fue Fidel Castro Díaz-Balart, el hijo mayor de Fidel Castro, quien resaltó ante los medios que el legado de "solidaridad y valor" que deja el "revolucionario moderno" que fue Chávez.

Con este homenaje de alto nivel, que la isla suele emplear para rendir tributo a dirigentes históricos de su revolución, Cuba se despide así de un aliado clave en su historia reciente, cuya pérdida abre incertidumbres en un país muy dependiente de Venezuela.

En los últimos catorce años, la venezuela chavista ha sido el principal socio económico de la isla hasta el punto de que el volumen de intercambio comercial con Venezuela (que se elevó a más de 6.000 millones de dólares en 2010) representa el 40 por ciento del total registrado en Cuba.

Con Chávez, la isla ha recibido diariamente 100.000 barriles de petróleo venezolano que Cuba paga en parte con servicios médicos, deportivos y sociales que unos 45.000 cubanos prestan en el país suramericano.

Esa alianza entre Cuba y Venezuela ha ido mucho más allá de lo económico por la estrecha relación entre Chávez y los hermanos Castro, especialmente con el expresidente Fidel, el mentor político del líder bolivariano que lo guió en su sueño de unir a América Latina frente al imperialismo y el capitalismo.

La amistad de Chávez con el jefe de la revolución cubana ha quedado patente también durante las enfermedades que padecieron ambos: cuando en 2006 Fidel Castro enfermó y delegó el poder en su hermano Raúl, fue el mandatario venezolano quien le "acompañó como un hijo", en palabras del Gobierno cubano.

Los papeles cambiaron años más tarde, cuando Fidel Castro permaneció atento y vigilante a la evolución del cáncer de Chávez, quien eligió Cuba para operarse y recibir la mayor parte de sus tratamientos entre 2011 y 2013, un periodo en que las idas y venidas del presidente venezolano a la isla fueron constantes.

La muerte de Chávez golpea a una Cuba inmersa en su plan económico para "actualizar" el socialismo y proyecta preocupación por cómo afectará a las relaciones de Venezuela y la isla.

Muchos temen que un escenario sin la generosa ayuda de Chávez provoque una vuelta a los duros años de la escasez, aunque no faltan quienes estiman que la isla está ahora mejor preparada que en los años 90, cuando cayó el bloque soviético, para afrontar un impacto similar.