• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cristina Fernández se sintió más argentina con el papa Francisco

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda al papa tras la misa de inauguración de su Pontificado en el Vaticano | AFP

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda al papa tras la misa de inauguración de su Pontificado en el Vaticano | AFP

"Al ingresar me invadió una tranquilidad perfecta y me sentí, por primera vez en ese lugar, más argentina que nunca", señaló la mandataria en su cuenta Twitter

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, dijo hoy que durante el encuentro privado que mantuvo con el papa Francisco en el Vaticano la invadió una "tranquilidad perfecta" y se sintió "más argentina que nunca".

A través de su cuenta en la red social Twitter, Fernández compartió sus sensaciones por la elección de Jorge Bergoglio como nuevo Pontífice y describió cómo fue el almuerzo que mantuvo con él en la residencia romana de Santa Marta.

"Al ingresar me invadió una tranquilidad perfecta y me sentí, por primera vez en ese lugar, más argentina que nunca", señaló la mandataria.

"Antes de pasar al comedor (el papa) vuelve sobre sus pasos y me dice:'Tengo algo especial para usted y quiero que lo guarde'. Me entrega una rosa blanca. 'Es el símbolo de Santa Teresita, a la que siempre le rezo'", recordó.

La presidenta argentina explicó que al sentarse a la mesa para almorzar le dijo al papa: "¿Sabe que el día que lo eligieron en el santoral era Santa Cristina de Persia, la Señora de los Imposibles?".

"(Francisco) se sorprende. (Zas, ya veo que Clarín en un rato titula: CFK le dijo al papa que fue elegido gracias a ella)", bromeó Fernández.

"Me agradece mucho que haya ido a verle. Le pregunto si acaso pensó que no iba a venir. 'Y uno nunca sabe' me contesta humilde. Tiene razón", prosiguió.

La mandataria relató que invitó al sumo pontífice a visitar Argentina, "su país", y continuó explicando que tras dos horas de almuerzo y mate cocido, "los saquitos los llevé yo", puntualizó, el papa Francisco la acompañó a la puerta para despedirse.

Explicó que durante la comida hablaron de la trata de personas y el trabajo esclavo, y ella le comentó los avances logrados en esos terrenos, aunque reconoció que "aún falta mucho".

También conversaron sobre los jóvenes, "dice que logramos algo que no se veía hace tiempo, que la juventud se interese por la política. Me pega en el corazón", afirmó Fernández

"Me habla de Malvinas, de la Patria Grande, de San Martín, de Bolívar?. El papa, se entiende?", aseveró la mandataria mostrando su perplejidad.

La presidenta argentina definió en la red social a Francisco como un papa muy lector, "como todo jesuita".

"(Lee) clásicos universales y clásicos argentinos. Porque además es un jesuita argentino", aseveró.

Fernández subrayó además la intensidad de lo vivido en las dos últimas semanas.

"Cuántos sentimientos en los últimos 15 días. El martes 5 en Caracas, acompañando al pueblo venezolano y a mi compañero y amigo Hugo Chávez y luego, un argentino en la silla de San Pedro", dijo.