• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cristina Fernández tildó de opositora marcha por Nisman

La presidenta argentina no escribía en Twitter desde el día en que fue internada por un cuadro de sigmoiditis | Foto AFP

Foto AFP

La presidente señaló que la jornada no fue un real homenaje al fallecido fiscal sino “el bautismo de fuego” de un “partido judicial”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidente argentina, Cristina Fernández, salió este sábado de su silencio para cuestionar la multitudinaria marcha realizada el miércoles en homenaje al fallecido fiscal Alberto Nisman, a la que calificó de “bautismo de fuego” de un “partido judicial” enfrentado al Poder Ejecutivo.

La mandataria publicó un mensaje en su página web, en el que afirmó que la marcha, que fue convocada por un grupo de fiscales en honor a Nisman, “no fue para nada un acto de homenaje a una persona trágicamente fallecida, con la obvia excepción de sus familiares directos”.

“El 18F (18 de febrero) no es el homenaje a un fiscal, ni siquiera un reclamo insólito de justicia, sino el bautismo de fuego del Partido Judicial”, sostuvo la jefa de Estado argentina, para indicar que ese sector se ha lanzado al terreno de la política.

“Cuando hablo de lo que algunos no quieren, un fiscal me exige que me calle, y cuando no hablo de lo que ellos quieren, me reclaman que hable”, reprochó Fernández ante las críticas que le han hecho los medios de comunicación.

La mandataria también calificó de “absurda y políticamente armada” la cifra de asistentes a la marcha difundida por los medios de comunicación argentinos, que calcularon la presencia de unas 400.000 personas.

La presidente argentina adjudicó el número a que el “partido judicial” debe aparecer con “respaldo masivo” que “avale y dé aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes, los códigos de fondo y de forma, y hasta la mismísima Constitución”.

Fernández aseguró que la jornada del 18-F fue en todos los aspectos una marcha opositora, “convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor”.

El pasado 18 de febrero, una multitud marchó en Buenos Aires para reclamar en silencio y bajo un aguacero el esclarecimiento de la muerte del fiscal Nisman, que investigaba el atentado de 1994 contra la mutualista judía AMIA que dejó 85 muertos y que cuatro días antes de ser hallado muerto denunció a Fernández por supuesto encubrimiento a los iraníes acusados del ataque.

La mandataria argentina había guardado silencio y no había declarado sobre la marcha, pese a que varios integrantes de su gobierno condenaron la movilización por su supuesto sesgo opositor.