• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cristina Fernández dice que no se dejará condicionar y evita hablar de Nisman

Cristina Fernández, presidenta de Argentina/ AP

Cristina Fernández, presidenta de Argentina/ AP

"Es un mundo de intereses. Quieren que unos estén subordinados y se enfrentan con gobiernos como este que no permiten que nadie les marque la cancha", expresó la mandataria argentina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió no trasladar al país "conflictos que no son propios" y subrayó que su Gobierno no permitirá que "le marquen la cancha", es decir, que le condicionen, durante un acto en el que evitó referirse a la marcha en memoria del fiscal Alberto Nisman.

"Es un mundo de intereses. Quieren que unos estén subordinados y se enfrentan con gobiernos como este que no permiten que nadie les marque la cancha", dijo Fernández en un acto transmitido por cadena nacional, horas antes de una movilización convocada para pedir justicia tras la muerte de Nisman, quien fue hallado con un tiro en la sien días después de denunciarla por encubrimiento terrorista.

La presidenta se refirió a las cartas que la Cancillería entregó este martes a los Gobiernos de Estados Unidos e Israel para expresar "preocupación" por las divergencias de ambos países en las negociaciones nucleares con Irán y pedir que se incluya en el diálogo el atentado contra la mutua judía AMIA, ocurrido en Argentina en 1994 y en el que murieron 85 personas.

"No nos trasladen conflictos que no nos son propios. Nuestras costumbres y nuestros ideales son los de un país pacífico donde conviven distintas etnias y religiones", subrayó Fernández durante el acto en una central nuclear en el norte de la provincia de Buenos Aires, acompañada por parte del Gobierno y miles de simpatizantes.

"Acá no le ponemos bombas nucleares a nadie ni amenazamos con misiles a nadie. Nuestra ciencia nuclear esta dirigida a obras como esta", dijo.

"No somos aislados, vivimos en un mundo con profundos intereses geopolíticos y estratégicos que fueron los que obturaron y clausuraron el proyecto nuclear en Argentina", insistió la mandataria.

No es la primera vez que Fernández, en el centro de una crisis política tras la muerte del fiscal Alberto Nisman, desliza la existencia de una supuesta importación de "conflictos", teoría en la que insiste desde la acusación en su contra por presunto encubrimiento de los sospechosos iraníes del atentado.

Nisman, fiscal especial de la causa AMIA, señaló a Fernández como principal responsable de un plan para encubrir a presuntos terroristas a cambio de intensificar relaciones con Irán, cuyos intereses estarían ocultos tras el memorándum de entendimiento firmado en 2013.

El pasado viernes el fiscal Gerardo Pollicita solicitó a la Justicia la imputación de Fernández, el canciller Héctor Timerman y el resto de acusados por Nisman, quien murió en circunstancias aún no aclaradas el 18 de enero, en la víspera de detallar su denuncia contra Fernández en el Congreso argentino.

Durante su discurso, la presidenta evitó toda referencia a la marcha convocada para la tarde de hoy por fiscales en memoria de Nisman y que varios referentes del oficialismo han cuestionado porque consideran que tiene un sesgo político.

Fernández, que dejará la Presidencia en diciembre próximo, dijo a los militantes oficialistas presentes en el acto que se debe procurar la continuidad del modelo de Gobierno.

"En 2015 tenemos que garantizar que quien conduzca tenga las mismas ideas. Es la mejor herencia que debemos dejar", afirmó.