• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cristina Fernández colocará en la iglesia de Calafate la rosa blanca que le regaló el Papa

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda al papa tras la misa de inauguración de su Pontificado en el Vaticano | AFP

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda al Papa tras la misa de inauguración de su Pontificado en el Vaticano | AFP

La jefa de Estado contó que Francisco I le encomendó mucho que guardara la flor, que es símbolo de santa Teresita del Niño Jesús, la "santa preferida" del sumo pontífice

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo hoy que disecará y pondrá en un cuadro la rosa blanca que le regaló el Papa Francisco para que sea colocada en la iglesia de la sureña localidad argentina de El Calafate, donde la mandataria tiene su casa de descanso.

La jefa de Estado contó durante un acto en la sede del Ejecutivo que Francisco le encomendó mucho que guardara la rosa blanca, que es símbolo de santa Teresita del Niño Jesús, la "santa preferida" del sumo pontífice.

Fernández dijo que en ese momento guardó la flor para que se aplastara y secara dentro del libro con el "Documento de Aparecida" elaborado en 2007 por los obispos católicos latinoamericanos que también el Santo Padre le regaló a la mandataria argentina en el encuentro que ambos mantuvieron el pasado lunes en el Vaticano.

Luego, relató la mandataria, le llamó el padre Carlos "Lito" Álvarez, salesiano, cura párroco de El Calafate, ciudad turística que alguna vez Fernández llamó como su "lugar en el mundo".

Álvarez le comentó que santa Teresita del Niño Jesús es la patrona de El Calafate y da nombre a la parroquia de la villa turística.

"Yo nunca había reparado en eso porque no voy nunca a la iglesia. He ido de vez en cuando, con lo cual no quiero decir que no esté cerca de Dios. Conozco a muchos que van todos los días a la iglesia y no están tan cerca de Dios. Yo me siento muy cerca de Dios", aseguró.

La mandataria dijo que tomó la decisión de secar la rosa blanca, colocarla en un cuadro y llevarla a la parroquia de El Calafate "para que todos vean, los lugareños, los vecinos, los turistas, a esa rosa blanca que un Papa, que nació en Argentina, entregó en sus manos a la presidenta de todos los argentinos".