• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Costa Rica espera debilitamiento de Los Zetas tras arresto de líder

Miguel Ángel Treviño Morales, alias "Z40" / EFE

Miguel Ángel Treviño Morales, alias "Z40" / EFE

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno de Costa Rica felicitó hoy al de México por la detención del líder del cártel de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, alias "Z40", y manifestó su confianza en que con ello se debilitará esa organización criminal.

"Esperamos que este descabezamiento pueda debilitar a esta organización. Estamos siguiendo muy atentos con inteligencia policial los reacomodos que puedan haber" dentro de Los Zetas, comentó el ministro costarricense de Seguridad, Mario Zamora, tras ser preguntado al respecto.

El funcionario dijo que en Costa Rica no se ha detectado presencia de Los Zetas, una organización a la que calificó como "una de las más violenta en la historia del crimen organizado", por lo que felicitó a las autoridades mexicanas por la detención de su líder.

"Es de gran impacto para Centroamérica el golpe que están dando las autoridades mexicanas, a las cuales congratulamos por este éxito táctico en sus operaciones contra el narcotráfico", expresó el ministro.

Zamora dijo que Los Zetas han creado en los últimos años escenarios "de alta criminalidad con un desprecio total a la vida humana" en México e incluso también en Guatemala, pero se mostró confiado en que las autoridades están capacitadas para hacerles frente.

"Es una victoria simbólica que demuestra el poder de la ley sobre este tipo de grupos. Tarde o temprano la ley termina teniendo impacto sobre ellos y triunfando", expresó.

Treviño Morales, de 40 años, fue arrestado la madrugada del lunes en un operativo realizado cerca de la localidad mexicana de Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos, cuando se desplazaba en una camioneta por un camino de tierra en compañía de otros dos sujetos, al parecer su contador y un escolta.

Treviño Morales enfrentaba siete órdenes de aprehensión por delitos como delincuencia organizada, homicidios, narcotráfico, lavado de dinero, entre otros, y está involucrado en 12 investigaciones.

Las autoridades le atribuyen además el secuestro y el asesinato de 265 migrantes en el municipio de San Fernando, en Tamaulipas, en dos matanzas ocurridas en agosto de 2010 y en abril de 2011.

Las autoridades mexicanas ofrecían una recompensa de 30 millones de pesos (2,3 millones de dólares) por información que llevara a su captura, mientras que las estadounidenses ofrecían 5 millones de dólares.