• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Costa Rica lamenta la salida de Venezuela del CIDH porque debilita el sistema

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla

"Es una decisión soberana de Venezuela que respetamos pero que lamentamos porque debilita el Sistema Interamericano de Derechos Humanos", declaró hoy el canciller costarricense, Enrique Castillo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno de Costa Rica manifestó hoy que "respeta", pero "lamenta" la salida de Venezuela de la Carta Interamericana de Derechos Humanos (CADH), pues considera que esa decisión debilita el sistema regional.

"Es una decisión soberana de Venezuela que respetamos pero que lamentamos porque debilita el Sistema Interamericano de Derechos Humanos", declaró hoy el canciller costarricense, Enrique Castillo, al ser preguntado por los periodistas.

El ministro afirmó que para que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos se fortalezca "debe contar con la presencia y la participación de todos los países del hemisferio".

"Es algo que tomamos como una mala noticia, que no es nueva porque el anuncio se había hecho hace tiempo", comentó Castillo acerca de la salida de Venezuela de la CADH, la cual da sustento jurídico a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Sobre la posibilidad de crear un sistema de protección de los derechos humanos similar en el marco de otra organización como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), Castillo dijo que Costa Rica no apoyaría esa idea.

"Costa Rica no cree que es viable ni apoya esa idea. El sistema de protección y promoción de derechos humanos es uno solo en el que tienen que estar todos los países del hemisferio", aseguró el canciller.

La decisión de salir del sistema, que entra en vigor hoy, fue tomada por el expresidente venezolano Hugo Chávez hace un año y secundada por su sucesor en la Presidencia, Nicolás Maduro.

Este lunes Maduro remarcó que tanto la CorteIDH como la CIDH "degeneraron y se creen un poder supranacional, por encima de gobiernos legítimos (...) un instrumento de persecución de los gobiernos progresistas".