• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Corte Penal Internacional sentó a Kenyatta en el banquillo

La máxima corte dictaminará si Kenyatta es juzgado por crímenes contra la humanidad | Foto Cortesía DW

La máxima corte dictaminará si Kenyatta es juzgado por crímenes contra la humanidad | Foto Cortesía DW

El actual presidente de Kenia es acusado de orquestar y financiar la violencia postelectoral de 2007, cuando murieron 1.300 personas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Corte Penal Internacional celebró ayer una audiencia preliminar del juicio al presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, por presuntos crímenes contra la humanidad. La Fiscalía solicitó un aplazamiento indefinido del proceso ante la falta de cooperación del gobierno del político africano.

Después de esta audiencia preliminar, en que se analizó el estado de cooperación entre la Fiscalía y el gobierno de Kenia, ya que la primera había denunciado "falta de cooperación de Nairobi", el alto tribunal dictaminará si Kenyatta es juzgado por crímenes contra la humanidad como supuesto responsable de la violencia postelectoral de 2007.

Kenyatta se convirtió en el primer jefe de Estado en comparecer ante la CPI, donde la Fiscalía lo acusa de ser "coperpetrador indirecto de cinco cargos de crímenes contra la humanidad consistentes en asesinado, deportación o transferencia forzosa, violación, persecución y otros actos inhumanos" cometidos en su país entre 2007 y 2008.

El vicepresidente de Kenia, William Ruto, también es procesado por los mismos delitos que Kenyatta.

El fiscal Benjamin Gumpert pidió el establecimiento de "medidas excepcionales" y la "evaluación" de la corte de "la obstrucción inapropiada" del Ejecutivo de Kenia, teniendo en cuenta "la excepcionalidad del caso" por la vinculación directa del acusado como presidente del país. Agregó que "es obvio que si continua la falta de cooperación del gobierno, la Fiscalía no puede continuar con el proceso".

Calificó de "incorrectos" los argumentos de la defensa alegando que "no hay claves y pruebas suficientes" para seguir adelante con la acusación.

La Fiscalía del alto tribunal de la ONU acusa a Kenyatta de haber orquestado y financiado las turbas que ese año lideraron la grave ola de violencia postelectoral vivida en el país, cuando ejercía el cargo de viceprimerministro y titular de Finanzas. En los altercados murieron 1.300 personas y más de 600.000 se vieron obligadas a dejar sus hogares.

Kenyatta y Ruto ganaron las elecciones de marzo de 2013 que, a diferencia de las de finales de 2007, se desarrollaron en general de manera pacífica.