• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Correa anuncia que sopesará abandonar la SIDH

El presidente de Ecuador Rafael Correa / AFP

El presidente de Ecuador Rafael Correa / AFP

El mandatario ecuatoriano informó que con su homólogo boliviano analizaron a las instituciones internacionales del "nuevo imperialismo", que tienen "igual brutalidad" pero "con mejores adornos"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo hoy en Bolivia que sopesará retirarse del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) si el mecanismo no afronta cambios en 2014 y también defendió ante decenas de miles de indígenas bolivianos su plan petrolero para la reserva Yasuní.

Correa destacó esos temas en su visita al presidente de Bolivia, Evo Morales, en la región central de Cochabamba, una cita a la que también estaba convocado el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, quien desistió del viaje debido a una gripe que le aqueja.

El encuentro había sido anunciado para evaluar la situación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), pero los mandatarios no hicieron públicas sus reflexiones al respecto.

En cambio, Correa informó que con Morales analizaron a las instituciones internacionales del "nuevo imperialismo", que tienen "igual brutalidad" pero "con mejores adornos".

Insistió en la posición de su Gobierno de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), parte del SIDH, no puede tener su sede en Washington y ser financiada por Estados Unidos, si este país no suscribe el Pacto de San José.

Agregó que si en la Asamblea de la OEA de 2014 no se producen cambios en el SIDH, analizará el retiro de su país de ese mecanismo.

"Si es que no hay cambios, pues (vamos a) reflexionar seriamente sobre nuestra continuidad en ese Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que tiene tan evidentes contradicciones", dijo Correa.

Por su parte, Morales ofreció en un discurso todo su "apoyo" a la lucha y el trabajo de Correa sobre el SIDH y las trasnacionales.

El mandatario boliviano no abundó sobre este punto ante los medios, aunque es conocido como uno de los críticos de la CIDH.

Venezuela se retiró el mes pasado de la Convención Americana de Derechos Humanos, que da base jurídica a la CIDH y la CorteIDH.

En su visita a Bolivia, Correa también defendió el plan petrolero para Yasuní, una rica reserva de biodiversidad de la Amazonía, ante los campesinos seguidores de Morales, reunidos en un estadio en la localidad de Ivirgarzama, en la zona productora de coca del Chapare.

Subrayó que tomó "una durísima decisión" por la importancia de Yasuní, pero defendió que la riqueza petrolera de la zona pueda dar hasta 18.000 millones de dólares al país para combatir la pobreza.

Según Correa, el Congreso de su país aprobará su petición de explotación de esa reserva nacional porque necesita desarrollar aprovechando sus recursos naturales, al tiempo que sostuvo que la afectación de las operaciones al parque será mínima.

Destacó que el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, explicara en su último libro que "ni el extractivismo significa capitalismo, ni el no extractivismo significa socialismo".

"Lo importante es quién tiene el poder. Adónde van esos recursos, dónde se quedan y para quiénes sirven", dijo Correa, quien también fue respaldado sobre este punto por Morales.

"Si no fueran los recursos naturales, si el Estado no aprovecha, si el pueblo no aprovecha, ¿en qué situación estaríamos? Ahí comparto totalmente las palabras del compañero presidente Rafael Correa", señaló el gobernante boliviano.

También destacó las coincidencias existentes con Correa en cuanto a programas sociales, proyectos e ideologías, por lo que, según dijo, es una "obligación" estar unidos y compartir "nuevas políticas siempre pensando en los pueblos históricamente abandonados".

Los ministros de ambos países analizaron e intercambiaron diversos planes sociales que cada Gobierno aplica, como el que favorece en Ecuador el retorno de sus inmigrantes, y la necesidad de una conexión aérea directa entre La Paz y Quito.