• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Correa y Biden abren diálogo sobre caso Snowden con posiciones distintas

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa y el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden / EFE

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa y el vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden / EFE

"Vamos a escuchar a todos, pero la decisión la tomaríamos nosotros soberanamente", aunque, "por supuesto" que "tomaríamos en cuenta lo que tenga que decir" Washington, insistió Correa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, reveló hoy que mantuvo un diálogo "cordial" con el vicepresidente de EE UU, Joe Biden, quien le pidió negar el asilo a Edward Snowden, un caso por el que Ecuador renunció esta semana a las preferencias arancelarias que otorga Washington al denunciar "presiones".

En una conversación mantenida el viernes, Biden pidió que Ecuador rechace la solicitud de asilo de Edward Snowden, reclamado por el Gobierno estadounidense por revelar información de sus programas de espionaje, mientras que Correa le insistió que la decisión de su país será soberana, aunque escuchará la opinión de Estados Unidos.

El presidente ecuatoriano, durante su habitual informe de los sábados, reveló que conversó el viernes con Biden, a solicitud del Gobierno de EE UU para hablar sobre la situación del exagente de la CIA Snowden, quien cumplió hoy su sexto día en la terminal de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo.

Correa, un mandatario de izquierda que ha hecho fuertes y frecuentes críticas a Washington, destacó el ánimo "cortés" y "cordial" del diálogo directo con Biden, el primero que se conoce entre altas autoridades de los dos países por el caso Snowden.

Ante el pedido de Biden, Correa respondió que su Gobierno "ni siquiera" puede tramitar aún el pedido de asilo de Snowden, porque "no se en cuentra en suelo ecuatoriano".

"Cuando llegue a suelo ecuatoriano, si es que llega, y se tenga que tramitar dicha solicitud, por su puesto, al primero en preguntar su opinión será a Estados Unidos", remarcó Correa.

"Vamos a escuchar a todos, pero la decisión la tomaríamos nosotros soberanamente", aunque, "por supuesto" que "tomaríamos en cuenta lo que tenga que decir" Washington, insistió.

"Yo le he dicho (a Biden) lo que es la postura ecuatoriana" sobre el caso Snowden: que "no hemos buscado esta situación" y que "no la tome como que somos antiestadounidenses, como trata de posicionar cierta prensa mala fe", señaló Correa al enfatizar que "siempre las puertas del diálogo estarán abiertas" con Washington.

El mandatario hizo hincapié en la cordialidad de la conversación con Biden que, según dijo, se distancia mucho de las "amenazas" y "ataques" que su país ha recibido por parte de portavoces del Congreso y de ciertos medios de comunicación estadounidenses.

Asimismo, se refirió a las declaraciones que hicieron congresistas sobre el retiro de las preferencias arancelarias que EE UU otorga desde hace décadas a Ecuador si este otorgaba el asilo a Snowden y afirmó que ante ese "chantaje" su Gobierno, de forma irrevocable y unilateral, decidió rechazar esos beneficios aduaneros.

No obstante, el mandatario ecuatoriano pidió a sus compatriotas estar preparados ante eventuales represalias de EE UU por este caso, sobre todo si, finalmente, se llegara a conceder asilo al Snowden.

"Somos extremadamente vulnerables, no nos hagamos ilusiones en eso; por eso, yo no quiero perjudicar a mi pueblo, pero tampoco voy a claudicar en los principios ni en la soberanía del país", remarcó.

Aseguró, además, que su país está actualmente sometido a presiones del "poder mediático" por el sólo hecho de haber recibido la solicitud de asilo de Snowden, buscado por EE UU por filtrar información clasificada, como el australiano Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, protegido por el Gobierno de Quito.

Desde hace más de un año, Assange se encuentra en la embajada de Ecuador a la espera de un salvoconducto para abandonar el Reino Unido.

Para Correa, "el arma más letal creada por la humanidad" es "el poder mediático corrompido", que reacciona, sobre todo, contra "todo el que ose desafiar al sistema".

"¡Qué arte que tienen (esos medios) para desviar la atención; ya el problema no es el espionaje masivo de los Estados Unidos hacia sus ciudadanos, el espionaje masivo a las demás naciones atentando contra la soberanía y, en el caso de los ciudadanos contra los derechos humanos, ahora el problema es Snowden y los países que han recibido una solicitud de asilo!", mencionó.

Para Correa, "lo realmente grave aquí es lo que denunció Snowden", quien "tendrá que asumir su responsabilidad", pero que puso en evidencia "el peor espionaje masivo de la historia de la humanidad, dentro y fuera de los Estados Unidos".

Los países soberanos y quienes están identificados con la defensa de los derechos humanos "tenemos que alzar nuestra voz de protesta y pedir explicaciones" sobre estas denuncias, señaló Correa.