• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Corea del Norte permite a militares ataque nuclear a EE UU

Fachada del Pentágono en Washington D.C. / EFE

Fachada del Pentágono en Washington D.C. / EFE

El Pentágono, por su parte, informó en Washington que instalará un sistema defensivo de misiles en el territorio estadounidense de Guam, en el Pacífico, para fortalecer la protección regional contra un posible ataque

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Corea del Norte redobló la retórica inflamatoria, al advertir que autorizó a sus fuerzas armadas a lanzar un ataque a Estados Unidos con armas "nucleares más pequeñas, más ligeras y diversificadas''.
 
El Pentágono, por su parte, informó en Washington que instalará un sistema defensivo de misiles en el territorio estadounidense de Guam, en el Pacífico, para fortalecer la protección regional contra un posible ataque de Corea del Norte. El secretario de Defensa, Chuck Hagel, dijo que Estados Unidos tenía la intención de apaciguar la situación.
 
Pese al enardecimiento de la retórica, entre analistas existe la noción de que es improbable un ataque nuclear de Corea del Norte, pues sabe que al lanzarlo desataría una destructiva guerra suicida que nadie en la región quiere.
 
La advertencia estridente de Pyongyang forma parte de una escalada de amenazas de Corea del Norte, que durante varias semanas ha criticado los ejercicios militares conjuntos de las fuerzas estadounidenses y surcoreanas en Corea del Sur y ha expresado molestia por el endurecimiento de las sanciones aplicadas por la prueba nuclear que realizó en febrero.
 
Al cumplir una amenaza hecha el miércoles, las autoridades fronterizas de Corea del Norte negaron el ingreso a surcoreanos que dirigen fábricas de administración conjunta en la ciudad norcoreana de Kaesong.
 
Washington dice que los ejercicios militares son maniobras anuales de rutina entre los dos países aliados. Pyongyang teme que sean un ensayo de invasión.
 
Los dos países asiáticos se enfrentaron durante tres años en la Guerra de Corea, que terminó en una tregua en 1953. Seis décadas después, la Península coreana está todavía en un estado técnico de guerra y Washington tiene 28.500 soldados en Corea del Sur para proteger a su aliado.
 
Hagel dijo que Washington hacía cuando podía para distender la situación, al igual que en la víspera afirmó el secretario de Estado, John Kerry.
 
"Algunas de las acciones que han tomado en las últimas semanas presentan un verdadero y claro peligro y amenazan los intereses, desde luego de nuestros aliados, comenzando con Corea del Sur y Japón y también las amenazas que los norcoreanos han lanzado directamente a Estados Unidos respecto a nuestra base en Guam, amenazaron a Hawai, amenazaron la Costa Oeste de Estados Unidos'', dijo Hagel el miércoles.
 
En Pyongyang, las fuerzas armadas dijeron en un comunicado que la tropa norcoreana fue autorizada para responder a una ``agresión'' de Estados Unidos con "poderosas neutralizaciones militares prácticas'', incluyendo armas nucleares.
 
"Nosotros informamos formalmente a la Casa Blanca y al Pentágono que la hostil política estadounidense en perenne escalada hacia la RPDC (siglas de República Popular Democrática de Corea) y su temeraria amenaza nuclear serán aplastadas por la fuerte voluntad de todo el personal militar y el pueblo unidos y los medios innovadores de ataque nuclear más pequeños, más ligeros y diversificados'', advirtió un vocero anónimo de la Oficina General del Ejército Popular Coreano en el comunicado difundido por los medios estatales de comunicación. "Sería mejor que Estados Unidos reflexionara sobre grave situación prevaleciente''.
 
Sin embargo, se desconoce cabalmente la capacidad de ataque nuclear de Corea del Norte.
 
Al parecer Pyongyang construye una bomba atómica pequeña que podría instalarse en un misil de largo alcance y ha realizado tres pruebas nucleares subterráneas, la más nueva de las cuales ocurrió en febrero.

En Seúl, un prominente funcionario gubernamental dijo el martes que se desconoce cuán avanzada sea la capacidad de arma nuclear de Corea del Norte, pero advirtió que la lluvia radiactiva de un ataque atómico en Seúl o en otros lugares afectaría también a Pyongyang, por lo que considera improbable un ataque. Hizo las declaraciones en forma anónima por carecer de autorización para hablar públicamente del tema.