• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Copiloto informó en 2009 a la escuela de vuelo de Lufthansa de una depresión

Lubitz se formó como piloto en el centro de Lufthansa en Bremen | Foto Cortesía BBC

Lubitz se formó como piloto en el centro de Lufthansa en Bremen | Foto Cortesía BBC

Los investigadores continúan buscando la segunda caja negra, la que contiene los datos del vuelo de Germanwings, pero los expertos consideran que poco va a aportar a la explicación de la tragedia que se cobró la vida de 150 personas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El copiloto Andreas Lubitz, sospechoso de haber estrellado de forma deliberada en los Alpes franceses el avión de Germanwings, informó en 2009 a la escuela de vuelo de Lufthansa que había superado "un episodio grave de depresión", tras interrumpir durante varios meses su formación.

La aerolínea alemana informó hoy en un comunicado de este nuevo dato tras realizar investigaciones internas y enviar a la Fiscalía de Düsseldorf documentos adicionales sobre la formación de Lubitz y su historial médico, que incluye un correo electrónico del copiloto a la escuela de vuelo sobre su depresión.

Los investigadores continúan buscando la segunda caja negra, la que contiene los datos del vuelo, pero los expertos consideran que poco va a aportar a la explicación de la tragedia que se cobró la vida de los 150 ocupantes del aparato.

La Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, encargada de las pesquisas técnicas del siniestro, indicó hoy que los parámetros de vuelo, recogidos en la segunda caja contribuirán a "describir más precisamente, desde un punto de vista técnico", el desarrollo del trayecto.

A partir de la grabación de lo que sucede en la cabina de pilotaje, la Fiscalía de Marsella, al frente del caso, estableció ya que el comandante, Patrick S., salió al baño media hora después del despegue del aparato de Barcelona con destino a Düsseldorf.

En ese momento, el copiloto, Andreas Lubitz, programó una altura muy baja en el piloto automático.

La segunda caja negra podrá determinar qué altura exacta estableció, aunque no es un dato determinante, porque en todo caso el aparato iba a estrellarse.

También apuntará el momento en el que Lubitz comienza a programar el descenso, algo que no ha quedado registrado con precisión en la grabación de la primera caja.

El control aéreo francés situado en Aix-en-Provence detectó la extraña maniobra y trató de contactar a los pilotos, sin éxito. Ese dato fijará con precisión cuánto tiempo duró la caída del avión.