• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Continúa la violencia en México al amparo de indignación por desapariciones

Los estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre en el municipio de Iguala/ AP

Los estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre en el municipio de Iguala/ AP

Unos 100 padres de familia y compañeros de los estudiantes llegaron en dos autobuses a Tlapa, en la región guerrerense de La Montaña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en México llegaron hoy al municipio de Tlapa, en el sureño estado de Guerrero, para apelar a la solidaridad de la población, mientas otros grupos continuaron sus acciones violentas al amparo de la indignación que el caso ha generado en el país.

Unos 100 padres de familia y compañeros de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que desaparecieron el 26 de septiembre en el municipio de Iguala a manos de policías locales y miembros del crimen organizado llegaron en dos autobuses a Tlapa, en la región guerrerense de La Montaña.

Este contingente forma parte de las tres caravanas que desde el 13 de noviembre recorren el país para concienciar a la población sobre la tragedia de Iguala y en las que participa alrededor de medio millar de personas, entre familiares y compañeros de los desaparecidos.

Y todas convergerán en Ciudad de México el próximo 20 de noviembre, cuando se conmemora la Revolución Mexicana, para realizar un magno acto de denuncia.

Mientras, otros grupos continúan realizando diversas acciones en el país bajo la bandera de Ayotzinapa, pero haciendo sus propias demandas de orden laboral o político.

Alrededor de 50 licenciados de escuelas normales (para maestros) se apoderaron ayer de una decena de camiones de empresas de alimentos en Chilpancingo, la capital de Guerrero, y sustrajeron la mercancía para repartirla entre personas que se encontraban cerca.

Los licenciados formaron la noche del jueves la Resistencia Normalista Guerrerense, un movimiento para exigir plazas docentes y la presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

A su vez, miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) y estudiantes "normalistas", la mayoría embozados, tomaron el viernes casetas de peaje durante algunas horas y pidieron "contribuciones voluntarias" a los automovilistas para dejarlos pasar.

La Ceteg ha protagonizado algunos de los episodios más violentos de las protestas que se han producido a raíz de la desaparición de los estudiantes, incluyendo el incendio del Congreso estatal y el ataque a las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (PRI, en el poder federal) esta semana en Chilpancingo.

Esa agrupación gremial realizó en 2013 bloqueos de carretera y ataques a oficinas gubernamentales y sedes partidistas en protesta por la reforma educativa promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto.

Al término de una reunión con el fiscal general mexicano Jesús Murillo efectuada el martes pasado en Chilpancingo, los padres de los desaparecidos dijeron a la prensa que continuarán sus manifestaciones pacíficas y se deslindaron de los maestros de la Ceteg y sus acciones violentas.

Este sábado, maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que ha encabezado las protestas contra la reforma educativa, intentaron entrar por la fuerza en el Congreso de Oaxaca (sur), donde el gobernador Gabino Cué presentaba su cuarto informe de gobierno.

Miembros de esa misma agrupación marcharon en Ciudad de México para exigir la aparición con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, pero lanzaron consignas contra Peña Nieto y demandaron la reinstalación de todos los maestros cesados del país.

También en la capital, un estudiante fue herido de bala en una pierna durante un incidente registrado en Ciudad Universitaria donde jóvenes encapuchados han levantado bloqueos en protesta por las desapariciones.

La fiscalía de la ciudad indicó en un comunicado que funcionarios locales, incluyendo a un policía, se presentaron en el campus principal de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para realizar una diligencia derivada de una denuncia de robo.

De acuerdo con la versión oficial, los funcionarios fueron agredidos por "un grupo de aproximadamente 20 personas, quienes pretendían retenerlos", por lo que el agente policial hizo disparos de advertencia que resultaron en la herida a "una persona de sexo masculino que se encontraba en el sitio".

En otras partes del país se registraron hoy acciones violentas en el contexto de las protestas por la desaparición de los estudiantes, como los ataques a las sedes de diversos partidos políticos en el suroccidental estado de Michoacán y en el oriental Veracruz.

El secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio, advirtió ayer que el Gobierno federal actuará contra los grupos violentos, y subrayó que los padres de los desaparecidos "no están llamando ni a la violencia ni a este tipo de acciones que lastiman al resto de la sociedad".