• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Contienda presidencial en Chile reaviva heridas abiertas por la dictadura

La ex presidenta Michelle Bachelet / AFP

La ex presidenta Michelle Bachelet / AFP

De ser ratificada Evelyn Matthei, junto con Michelle Bachelet, será la primera vez que la presidencia sea disputada por dos mujeres en Chile. Ninguna buscó ser candidata esta vez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ultraderechista Evelyn Matthei y la socialista Michelle Bachelet enfrentarán una inédita e impensable campaña en Chile, que reaviva las heridas abiertas hace cuatro décadas por la dictadura militar.

Matthei fue nominada en la víspera candidata presidencial por la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), en reemplazo de Pablo Longueira, quien renunció imprevistamente la semana última aduciendo una depresión severa.

Ahora espera ser ratificada por el socio electoral de la UDI, la centroderechista Renovación Nacional, RN, que se dio plazo hasta el lunes para pronunciarse.

De ser ratificada, junto a Bachelet, será la primera vez que la presidencia sea disputada por dos mujeres en Chile. Ninguna buscó ser candidata esta vez.

Matthei es una economista de 59 años. Ha sido diputada, senadora y ministra del Trabajo. Bachelet es una pediatra de 61 años, estuvo exiliada en la República Democrática Alemana, fue ministra de Salud y de Defensa antes de ser presidenta (2006-2010) y hasta marzo se desempeñó como directora de ONU Mujeres.

El padre de la socialista, Alberto Bachelet, murió en la cárcel por un ataque cardíaco impulsado por las torturas de sus camaradas por haber colaborado con el gobierno del derrocado presidente Salvador Allende, y Fernando Matthei coincidieron en su juventud en una base militar, donde sus hijas jugaban a menudo y acudían a la misma escuela.

Allí se gestó una estrecha amistad entre las familias, pero los caminos de ambos pilotos de guerra se separaron.

Los Matthei estaban en Gran Bretaña para el 11 de septiembre de 1973, cuando Augusto Pinochet lideró el golpe que inauguró una dictadura militar que se prolongó hasta 1990.

A su regreso a Chile, el general Matthei fue nombrado Ministro de Salud y luego miembro de la Junta Militar, que actuaba como poder legislativo.

El general Bachelet, por su experiencia institucional, fue llamado por Allende a colaborar en la distribución de alimentos. El día del golpe, la ex mandataria estuvo parada en el techo de la Escuela de Medicina donde estudiaba, viendo cómo los aviones de la Fuerza Aérea bombardeaban el palacio de gobierno, con Allende en su interior.

En los años posteriores, Evelyn Matthei continuaría con sus clases de piano en Inglaterra y ayudaría en traducciones a la Embajada de Chile en Londres.

Bachelet, en cambio, pasaría a formar parte de la resistencia a la dictadura, ayudando a los perseguidos políticos. Luego, pasó a la clandestinidad hasta que fue detenida, en 1975, por agentes de la policía represora de la dictadura y trasladada junto a su madre, Angela Jeria, hasta un centro de detención ilegal. Allí fue torturada.

Para el analista Esteban Valenzuela, director del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Alberto Hurtado, Bachelet y Matthei tendrán "una disputa histórica, simbólicamente, de quien fue la hija de una víctima de la dictadura y de un miembro activo de la Junta Militar".

"Habrá un cierto regreso al pasado que es inevitable", expresó Valenzuela a The Associated Press.

Domingo Namuncura, analista del barómetro de Políticas Públicas y Equidad, dijo a la AP que el "talón de Aquiles" de Matthei es ser hija de un ex miembro de la dictadura y competir con quien fuera víctima.

A su juicio, esto le podría jugar en contra en la elección, al igual que su tono ríspido y su poca paciencia en el debate que la ha llevado a expresar groserías en público.

Sin embargo, según algunos analistas, esta postura también le proyecta seguridad ante situaciones difíciles.

Por el contrario, Bachelet ejerce un liderazgo amable y empático y su carácter más suave es calificado a menudo por sus adversarios como signo inseguridad.

"Una disputa entre Bachelet versus Matthei contrastaría dos tipos de ejercicio del liderazgo, uno mucho más horizontal y acogedor como el de Bachelet, y otro más enérgico y autoritario, a lo (Margaret) Thatcher. Todo indica que los ciudadanos siguen demandando liderazgos más cercanos e integradores en esta etapa del país", afirmó Ernesto Águila, analista político del Instituto Igualdad.

Para Valenzuela, "discursivamente van a confrontarse dos estilos radicalmente distintos", pero "Michelle Bachelet no se saldrá de su libreto de reformas profundas y de un estilo más inclusivo y sereno".

Matthei y Bachelet evitaron siempre una confrontación.

Ejemplo de ello fueron las declaraciones de la madre de Bachelet, Angela Jeria, quien descartó públicamente que el general Matthei tuviera relación alguna con la muerte de su marido.

Matthei fue director de la Academia de Guerra donde fue torturado Bachelet, pero su defensa alega que no ejerció formalmente hasta tiempo después porque se encontraba fuera del país.

"Siempre el general Matthei ha sido amigo nuestro, lo estimo mucho y tengo la certeza de que él no estuvo en la Academia de Guerra en el tiempo en que mi marido estuvo ahí", afirmó Jeria.

Las ahora candidatas se han referido sólo una vez al caso en los últimos meses.