• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Contagio de ébola en España fue por negligencia

La ministra de Salud de España ha sido criticada por la gestión de la crisis | Foto EFE

La ministra de Salud de España ha sido criticada por la gestión de la crisis | Foto EFE

La paciente reconoció que pudo infectarse al tocarse la cara con los guantes cuando se retiraba el traje protector. Hay casos sospechosos en Australia y Macedonia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El estado de salud de Teresa Romero —la enfermera infectada con ébola en España y el primer caso de contagio fuera de África Occidental— empeoró ayer, informaron fuentes del Hospital Carlos III, donde está ingresada desde el martes.

Las fuentes negaron, sin embargo, que Romero se encontrara intubada, como anunció la secretaria autonómica del Sindicato de Técnicos de Enfermería, a las puertas del centro hospitalario.

La paciente reconoció ante uno de los médicos del equipo que la atiende que pudo contagiarse del virus al tocarse la cara con los guantes cuando se retiraba el traje protector tras atender al religioso Manuel García Viejo, que murió en septiembre.

“El único caso de contagio se debió a un error humano”, dijo el portavoz del gobierno regional de Madrid, Salvador Victoria, para defender el sistema sanitario madrileño y el protocolo seguido para tratar a García Viejo y Miguel Pajares, religiosos españoles que fallecieron por causa de la enfermedad tras ser repatriados desde África.

En observación. La subdirectora del Hospital Carlos III, Yolanda Fuentes, anunció la hospitalización por contacto de riesgo de uno de los médicos que atendió a Romero, del que dijo que está sano, pero debe ser sometido a vigilancia activa.

En el centro de salud permanecen otras seis personas en observación, entre ellas, el esposo de la enfermera, Javier Limón; el médico que la atendió en el servicio de emergencia; y la médica de familia que la asistió en un primer momento.

Los otros dos hospitalizados son enfermeros del equipo del Hospital Carlos III que atendieron a García Viejo y Miguel Pajares. Además, hay medio centenar de personas a las que se les aplica el protocolo de vigilancia contra el ébola en su domicilio.

La ministra de Sanidad, Ana Mato, criticada por la gestión de la crisis, declaró que se estudia modificar los protocolos de actuación para que los profesionales sanitarios en contacto directo con pacientes infectados con el virus sean considerados personal de riesgo y hacerles un seguimiento más activo para aumentar su protección.

Casos sospechosos. En Macedonia, las autoridades dijeron que aislaron el hotel donde se hospedaba un ciudadano del Reino Unido con síntomas de ébola que murió ayer. Mantienen dentro del edificio a otro británico y a los trabajadores.

El Ministerio de Salud informó que el hombre llegó a la capital, Skopje, procedente del Reino Unido el 2 de octubre y fue hospitalizado porque sufría de fiebre, vómitos y hemorragias internas. Su estado de salud se deterioró rápidamente.

En Australia, las autoridades sanitarias investigan un posible caso después de que una enfermera, que regresó el fin de semana al país luego de trabajar un mes en Sierra Leona con pacientes infectados con el virus, presentara síntomas de fiebre.

La jefa de la Oficina de Salud de Queensland, Jeannette Young, dijo que la mujer fue aislada, primero en su casa y después en el hospital, y es sometida a pruebas para determinar si tiene ébola.

Sepultureros en huelga
Los equipos que se encargan de inhumar a los muertos del ébola han dejado de trabajar en dos distritos de Sierra Leona –incluida la capital, Freetown– por el impago de sus salarios. Cada trabajador cobra 100 dólares semanales por sepultar hasta 35 cuerpos al día. Los sepultureros en huelga exigen además una prima de peligrosidad que las autoridades les han negado hasta ahora, a pesar del riesgo que corren ya que el virus sigue activo después de la muerte del enfermo.