• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Consumo privado mantiene a Alemania como motor de una Europa en crisis

La canciller alemana, Angela Merkel / AP

La canciller alemana, Angela Merkel | Foto: AP

El presidente de Destatis, Roderich Egeler, indicó que la economía alemana mostró una "constitución fuerte" el año pasado y que, tras el frenazo experimentado en verano fruto del estancamiento europeo y la escalada de la violencia en el este de Ucrania, logró estabilizarse en la recta final del ejercicio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alemania se mantuvo como motor económico de la eurozona en 2014, pese a la debilidad de sus socios europeos y a la crisis de Ucrania, y creció un 1,5 % gracias al aumento del consumo privado, la inversión y las exportaciones.

Así lo explicó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis) al dar a conocer los principales indicadores del año pasado, que perfilan un cuadro macroeconómico no brillante pero sí sólido, especialmente en comparación con la lánguida situación del resto de Europa.

El presidente de Destatis, Roderich Egeler, indicó que la economía alemana mostró una "constitución fuerte" el año pasado y que, tras el frenazo experimentado en verano fruto del estancamiento europeo y la escalada de la violencia en el este de Ucrania, logró estabilizarse en la recta final del ejercicio.

Tras repuntar un 0,8% en el primer trimestre, la economía alemana se contrajo un 0,1% en el segundo, para más tarde volver a crecer un 0,1 y un 0,25% en el tercer y cuarto semestre, respectivamente.

El avance del Producto Interior Bruto (PIB) es superior a las últimas previsiones del Ejecutivo, el Bundesbank (banco central alemán) y los institutos de estudios económicos, que se situaban en un horquilla entre el 1,2 y el 1,4 %; pero se encuentra aún lejos de las más optimistas de principios del año pasado, entre el 1,7 y el 1,9 %.

El crecimiento estuvo espoleado "especialmente por el consumo interno", agregó Egeler, que supuso el mayor aporte al PIB (0,8%), mientras que "las inversiones y el comercio exterior contribuyeron sólo en menor medida", un 0,3 y un 0,4%, respectivamente.

En concreto, el consumo privado se incrementó un 1,1% con respecto al año anterior, mientras que el gasto del Estado subió un 1,0% y la inversión repuntó un 3,7% (con lo que la cuota de inversiones con respecto al PIB se elevó hasta el 20 %, según el nuevo modelo de cálculo comunitario).