• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Congreso comunista cubano se reúne para ratificar rumbo interno

El presidente cubano, Raúl Castro, pronuncia un discurso en la sesión del VI Congreso | Foto: mexico.cnn.com

El presidente cubano, Raúl Castro, pronuncia un discurso en la sesión del VI Congreso | Foto: mexico.cnn.com

No se espera que haya cambios drásticos; sin embargo, se podría dar una posible renovación de figuras dentro del partido 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Partido Comunista de Cuba, máximo órgano de decisión, instala hoy su Séptimo Congreso que busca avalar la lenta apertura económica del presidente Raúl Castro, a despecho de quienes esperaban un cambio más drástico tras la reconciliación política con Estados Unidos.

En un sistema de partido único como el que rige en Cuba desde hace más de cinco décadas, la reunión del PCC –que en teoría se celebra cada cinco años– supone el acontecimiento político más importante de la isla, pero en esta nueva edición las expectativas son más bien modestas. Apenas se centran en el mensaje que dará Raúl Castro sobre el estado de las reformas económicas iniciadas en 2008 y la visión de Cuba después de la reciente e histórica visita a la isla por parte del mandatario estadounidense Barack Obama en medio del embargo aún vigente.

Pese a los llamados de Estados Unidos a la apertura política y económica, el gobierno comunista advirtió que continuará en su modelo socialista que excluye la disidencia.

Castro, de 84 años de edad, dejará el poder en 2018, por lo que se supone que este debería ser su último Congreso al frente de la Presidencia, más allá de que luego siga vinculado a la dirigencia del PCC e influenciando sus decisiones.

Solo los 1.000 delegados y 3.500 invitados analizaron los documentos del congreso, a cuyos debates a puerta cerrada únicamente tendrá acceso la prensa oficial.

El Congreso debe elegir un nuevo Comité Central (116 miembros el actual) y al selecto Buró Político (14). Raúl Castro puede ser relegido como primer secretario por un segundo y último período de cinco años.

Una posible renovación de figuras aceleraría procesos en curso, que deberían quedar concluidos antes de 2018, como una reforma constitucional y una reforma electoral.