• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Congreso aprobó ley para abdicación de Juan Carlos

PP y PSOE coincidieron en elogiar el papel moderador del monarca | Foto AFP

PP y PSOE coincidieron en elogiar el papel moderador del monarca | Foto AFP

Apoyo de los principales partidos permitió que el proyecto saliera adelante con 299 votos a favor, 19 en contra y 23 abstenciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Congreso de los Diputados de España aprobó la ley que permite la abdicación del rey Juan Carlos, cuyo hijo Felipe le sucederá en el trono la semana próxima. La norma pasa ahora al Senado, que la debatirá y votará el martes 17 de junio.

Al tratarse de una norma que afecta a la Jefatura del Estado la ley requería una mayoría notable, que fue alcanzada sin problema porque contó con el respaldo de los principales partidos: el gobernante Partido Popular y el opositor Partido Socialista Obrero Español.

El apoyo de otros diputados permitió que la ley saliera adelante con 299 votos a favor, 19 en contra –procedentes de grupos de izquierda– y 23 abstenciones, de los nacionalistas de centroderecha y un socialista que rompió la disciplina de voto.

En el debate previo a la votación, PP y PSOE coincidieron en elogiar el papel moderador del monarca y en afirmar que el reinado de Juan Carlos, que comenzó en 1975, fue fructífero y permitió la consolidación de la democracia y las libertades.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, defendió la Monarquía como la forma de Estado que mejor garantiza la estabilidad y la convivencia. El líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba garantizó el apoyo de su partido a la ley de abdicación porque con ello se cumple la Constitución.

La defensa de la monarquía parlamentaria por parte de ambos dirigentes se debe a que varias formaciones de izquierda habían presentado textos alternativos a favor de un referendo en el que los españoles decidan si quieren ese modelo o una república.

Rajoy y Rubalcaba destacaron las cualidades del futuro Felipe VI y su preparación, aunque el líder socialista pidió que su llegada al trono coincida con un tiempo de cambios institucionales y renovación democrática.

Los nacionalistas vascos y catalanes, que se abstuvieron en la votación, también pidieron que la llegada del nuevo rey dé paso a cambios en la estructura del Estado que permitan que los ciudadanos de ambas regiones puedan decidir su futuro.