• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Confusión en Montenegro tras las elecciones presidenciales

El actual presidente, Filip Vujanovic / EFE

El actual presidente, Filip Vujanovic / EFE

Tanto el actual presidente, Filip Vujanovic, como el opositor, Miodrag Lekic, aseguran haberse impuesto en los comicios tras el escrutinio completo, mientras que la Comisión Electoral no se ha pronunciado todavía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La confusión reinaba hoy en Montenegro tras las elecciones presidenciales en las que los dos candidatos, el actual presidente Filip Vujanovic y el opositor Miodrag Lekic, se proclamaron ganadores a falta de datos oficiales.

Tanto el actual presidente, Filip Vujanovic, como el opositor, Miodrag Lekic, aseguran haberse impuesto en los comicios tras el escrutinio completo, mientras que la Comisión Electoral no se ha pronunciado todavía.

Los seguidores de ambos candidatos celebraron sus "victorias" en las calles de Podgorica con bocinas de autos y cantos, y decenas de ciudadanos se congregaron frente a las sedes de los partidos políticos de ambos candidatos.

Los analistas urgieron a la Comisión Electoral a que emita cuanto antes el resultado oficial para poner fin a la incertidumbre.

Exigieron también a los dos candidatos que impidan las celebraciones por sus seguidores en los lugares públicos, ante el peligro de incidentes.

Vujanovic fue el primero quien se proclamó como ganador, con el supuesto 51,3 % de los votos, un resultado del recuento del gobernante Partido Democrático de los Socialistas (DPS), que lo propuso como candidato.

Poco después lo hizo también Lekic, quien aseguró haber ganado el 50,5 % tras el recuento del 97 % de las papeletas en la coalición opositora Frente Democrático (DF), que le apoyó.

"Esta es la victoria de todos nosotros y del futuro de Montenegro", declaró Vujanovic a sus seguidores, a los que llamó a la paciencia hasta la confirmación oficial de su triunfo.

El presidente en funciones aseguró que no quedará duda alguna de su victoria en los comicios.

El líder del DPS y primer ministro de Montenegro, el carismático Milo Djukanovic, dijo que "ha sido una gran victoria, dado el contexto en que fue lograda", y lamentó la "obstrucción" del socio de la coalición en el poder, el SPD, que restó el apoyo a Vujanovic al oponerse a su tercer mandato.

Lekic, a su vez, manifestó que los ciudadanos "han mostrado su confianza para que sea presidente", y aseguró que ganó en Podgorica, Niksic, Bar y otras grandes ciudades.

Pidió "moderación" a sus seguidores, que "no se dejen llevar por las provocaciones" y que prosigan mañana "la difícil lucha".

"Esperemos mañana el desenredo legítimo. Propongo que con la introducción del factor internacional y con el trabajo de la Comisión Electoral veamos la situación", dijo el opositor.

Lekic advirtió de que existen "indicios" de que el partido gobernante trata a última hora de cambiar la situación en la ciudad de Rozaje, donde se produjeron algunas irregularidades, lo que calificó como "acto con elementos de golpe de Estado".

Según la Comisión Electoral, no hubo denuncias de irregularidades de importancia durante la votación, que tuvo una participación superior al 60 %, aunque la cifra exacta aún no ha sido comunicada.

Más de medio millón de montenegrinos con derecho a voto estaban llamados hoy a las urnas para elegir al jefe del Estado entre los dos candidatos en los segundos comicios presidenciales desde la independencia del país, en 2006.

Montenegro, que se independizó en 2006 de la Unión Estatal que formaba con Serbia, negocia desde junio del año pasado su entrada en la Unión Europea (UE).

Vujanovic aspira a un tercer mandato de presidente, tras ser elegido en 2003 y en 2008.

El analista político Milos Besis declaró hoy que indistintamente de si gana o pierde, Lekic "ha logrado un resultado excelente" con el que ha mandado "un fuerte mensaje".

En Montenegro, el cargo de presidente, que se elige por un mandato de cinco años, no supone competencias en el poder ejecutivo, pero tiene una gran importancia simbólica.