• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Condenan a cuatro policías que asesinaron a un niño en Río de Janeiro

El crimen ocurrió en junio de 2011 en un supuesto operativo contra bandas de narcotraficantes que operan en una favela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro policías acusados de haber asesinado a un niño de 11 años en la ciudad brasileña de Río de Janeiro y de haber escondido su cadáver fueron condenados hoy a penas de entre 32 y 66 años de prisión, según fuentes judiciales.

El crimen ocurrió en junio de 2011 en un supuesto operativo contra bandas de narcotraficantes que operan en una favela del área metropolitana de Río de Janeiro y provocó conmoción debido a que los padres de Juan Moraes demoraron diez días en encontrar el cuerpo del menor.

En la misma operación los policías asesinaron a un adolescente de 17 años al que supuestamente confundieron con un narcotraficante.

Los cuatro uniformados que participaron en el operativo en la favela Danon fueron hallados culpables de las acusaciones de doble homicidio calificado y condenados a penas diferenciadas en un juicio que concluyó en la madrugada de este viernes en el cuarto juzgado penal de Nova Iguazú, municipio del área metropolitana de Río de Janeiro.

El menor desapareció el 20 de junio de 2011 tras un supuesto operativo de la policía contra los narcotraficantes que actuaban en la favela y su cuerpo fue hallado diez días después en las márgenes de un riachuelo en un municipio vecino.

En el momento del crimen el niño regresaba a su casa acompañado por un hermano de 14 años y por otro adolescente, que quedaron heridos en el operativo policial.

Los policías alegaron en su defensa que los menores quedaron en medio de un intercambio de disparos con narcotraficantes y que integrantes de la banda criminal se llevaron el cuerpo del niño.

El comisario de policía Ricardo Barbosa, responsable por la investigación, declaró ante los jurados que, por las pruebas recogidas, en ningún momento hubo enfrentamiento armado, y que los únicos que realizaron disparos fueron los policías.

El cabo Edilberto Barros do Nascimento fue condenado a 66 años por su responsabilidad en las dos muertes.

El sargento Isaías Souza do Carmo y el cabo Rubens da Silva fueron condenados a 36 años de prisión cada uno, y el sargento Ubirani Soares a 32 años.

Los cuatro uniformados están detenidos desde junio de 2011 en una celda especial para policías de Río de Janeiro.