• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Condenan en Colombia a cuatro hermanas que dijeron ser víctimas de masacre paramilitar

La masacre de Mapiripán llevó a una condena de la CIDH al Estado colombiano | Foto: lafm.com.co

La masacre de Mapiripán llevó a una condena de la CIDH al Estado colombiano | Foto: lafm.com.co

Las supuestas víctimas habían recibido millonarias indemnizaciones por parte del Estado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un juez de Bogotá condenó este jueves a penas de casi ocho años y medio de prisión a cuatro hermanas que se hicieron pasar por víctimas de una matanza paramilitar ocurrida en el departamento colombiano del Meta en 1997.

Las condenadas son las hermanas Luz Mary, María Teresa, Sara Paula y Esther Pinzón López, "como coautoras responsables de los delitos de fraude procesal, falso testimonio, estafa agravada y enriquecimiento ilícito de particulares", informó la Fiscalía en un comunicado.

En la masacre de Mapiripán, ocurrida entre el 15 y el 20 de julio de 1997, un grupo de paramilitares entró en este municipio del Meta (centro) y asesinó a por lo menos 49 personas.

En la investigación se probó que las mujeres dieron declaraciones falsas a tribunales internacionales en las cuales dijeron haber perdido a una cantidad determinada de familiares a manos de grupos armados ilegales.

Por estos testimonios el Estado colombiano fue condenado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en una sentencia de fondo en la que se ordenó además la protección al derecho a la integridad personal, a la vida, y al derecho internacional humanitario, con sus debidas garantías judiciales y procesales.

Por este mismo caso, en abril pasado, el Juzgado 29 Penal del Circuito de Bogotá condenó a penas de casi seis años de prisión a Mariela Contreras Cruz, su hija Zully Herrera Contreras y al esposo de esta última, Argemiro Arévalo Romero, por engañar al Estado y recibir millonarias indemnizaciones a las que no tenían derecho.

Los ahora condenados forman parte de un grupo de trece personas que recibió millonarias indemnizaciones por parte del Estado colombiano por la matanza cometida por más de 80 integrantes de las denominadas Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) que habían llegado a la zona desde el noroeste del país.

Por esta matanza la justicia colombiana condenó a 37 años de prisión al general retirado del Ejército Jaime Humberto Uscátegui Ramírez, quien alega su inocencia por los hechos ocurridos cuando él era el comandante de la VII Brigada del Ejército.