• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Condenado a cadena perpetua cirujano de la "Clínica de los Horrores" de Milán

Según la reconstrucción de los hechos difundida por medios locales, el médico y sus cómplices del centro sanitario milanés llevaban a cabo intervenciones quirúrgicas "inútiles" con el objetivo de ganar dinero con las mismas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Tribunal Penal de Milán (norte de Italia) condenó a cadena perpetua al cirujano de la clínica Santa Rita Pier Paolo Brega Massone, acusado de matar a 4 pacientes y provocar lesiones a otros 45 al operarles solo para percibir subvenciones del Estado.

Según la reconstrucción de los hechos difundida por medios locales, el médico y sus cómplices del centro sanitario milanés llevaban a cabo intervenciones quirúrgicas "inútiles" con el objetivo de ganar dinero con las mismas.

El sanatorio, que ha pasado a conocerse en Italia como "la clínica de los horrores", era concertado y, mediante las operaciones practicadas, el ahora condenado se embolsaba subvenciones del Estado.

Por esta razón, de acuerdo con la acusación, llegó a operar en tres ocasiones de un tumor a una mujer, cuando con una única intervención habría bastado.

Esta estafa desembocó, en múltiples ocasiones, en "mutilaciones", incluso en enfermos terminales, lo que, según los magistrados, demuestra que el condenado "no tiene sentido de la piedad".

Para las fiscales Grazia Pradella e Tiziana Siciliano, "todas las víctimas de Brega Massone fueron llevadas al quirófano sin ninguna justificación clínica y con el único fin de embolsarse las subvenciones de la Seguridad Social italiana".

Las fiscales expusieron algunos de los casos que protagonizaron los ahora condenados.

"A Scocchetti -una paciente- le realizó una extirpación parcial en los pulmones vendida al hijo como 'una pequeña intervención'. Finalmente, la mujer, que ya estaba enferma, murió de una insuficiencia respiratoria", explicaron.

Otro de los casos es el de un hombre que murió a consecuencia de una operación que practicó Brega Massone antes de que llegaran los resultados de las pruebas tumorales a las que había sido sometido.

Además del cirujano, el tribunal de Milán condenó a la práctica totalidad de equipo que participó, conforme a la sentencia, en este "modus operandi" con fines económicos.

Su mano derecha, Fabio Presicci, fue sentenciado a treinta años de prisión, y otro de sus ayudantes, Marco Pansera, a veintiséis años y dos meses.

También fueron condenados a un año y seis meses de cárcel dos de sus anestesistas, Giuseppe Sergio di Terlizzi y Gianandrea Bona, acusados de cooperación al no oponerse a dormir a los pacientes.

Su enfermera Enza La Corte fue sentenciada a un año y dos meses de prisión por, entre otras cosas, tratar de hacer desaparecer el historial clínico de los enfermos.

Tras la lectura de la sentencia, los agentes policiales del tribunal procedieron a su detención, previa petición de las fiscales, al considerar que "había posibilidades de que el condenado se fugara".