• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Condena de 30 años a acusado de matar a misionera estadounidense en Brasil

El hacendado Vitamiro Bastos de Moura, conocido como "Bida", ya había sido condenado en tres ocasiones por los tribunales, la primera en 2007, que consiguió anular con sucesivas apelaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Justicia del estado de Pará (norte de Brasil) ratificó la condena a 30 años de cárcel a uno de los acusados de mandar matar en 2005 a la misionera estadounidense, Dorothy Stang, defensora de los "Sin Tierra" de la Amazonía, informó este viernes el tribunal.

El hacendado Vitamiro Bastos de Moura, conocido como "Bida", ya había sido condenado en tres ocasiones por los tribunales, la primera en 2007, que consiguió anular con sucesivas apelaciones.

En mayo pasado, la Corte Suprema había anulado la última de esas condenas, a 30 años de cárcel y que databa de abril de 2010, por considerar que el abogado de la defensa no tuvo tiempo de estudiar el caso.

La nueva sentencia confirmando los 30 años fue proferida pocos minutos antes de la medianoche del jueves tras 15 horas de juicio, ante numerosos activistas de movimientos sociales que celebraron el resultado, informó el tribunal en un comunicado.

Dorothy Stang, de 73 años y quien trabajaba en proyectos ecológicos con los Sin Tierra de la Amazonía, fue asesinada a tiros en el municipio de Anapú, en el suroeste del estado de Pará, el 12 de febrero de 2005, aparentemente por ser considerada una amenaza para los hacendados ávidos por tierras en la región, ya que defendía asentamientos de los Sin Tierra.

El asesino confeso de la misionera, Rayfran das Neves Sales, condenado a 27 años, salió de la cárcel en julio pasado tras ocho años de reclusión para continuar la condena en un regimen semiabierto domiciliario.

Clodoaldo Batista, su cómplice, fue condenado a 17 años de cárcel, pero según la Comisión Pastoral de la Tierra, obtuvo derecho a una salida temporal hace tres años y nunca volvió a la cárcel. Amair Feijoli, acusado de ser el intermediario para contratar a los sicarios, tuvo condena a 18 años.