• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Concluyó jornada electoral en Irán luego de quince horas de votación

Elecciones en Irán | Reuters

Elecciones en Irán | Reuters

Ningún candidato habría obtenido una mayoría por encima de 50%, por lo que sería preciso realizar una segunda vuelta, que tendría lugar el 21 de junio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los comicios presidenciales y locales finalizaron hoy en Irán tras quince horas de votaciones, en las que las autoridades aseguran que se ha producido una participación masiva que consideran un claro apoyo a la legitimidad del régimen islámico.

La última provincia en cerrar los centros de votación fue Teherán, donde el Gobernador autorizó la apertura hasta las 23.00 hora local (18.30 GMT), debido a que muchos centros aún registraban largas filas de electores, según mostró la televisión oficial, IRIB.

En la larga jornada de votación, según distintas web informativas y medios locales consultados por Efe, que dan datos propios, ningún candidato habría obtenido una mayoría por encima de 50%, por lo que sería preciso realizar una segunda vuelta, que tendría lugar el 21 de junio.

Las encuestas y consultas de estos medios se habrían realizado por internet o por teléfono, por los que los datos, que en su mayoría incluyen entre los dos más votados al candidato reformista moderado Hasan Rohani, no tienen una fiabilidad estadística.

Los cuatro candidatos ultraconservadores principalistas, Said Jalili, Ali Akbar Velayati, Mohamad Bagher Qalibaf y Mohsen Rezaei, están muy igualados en estas proyecciones y su situación, en ocasiones, parece depender de las zonas donde se han realizado las consultas, mientras que el tecnócrata Mohamad Gharazi no aparece.

Si Rohani, patrocinado por los ex presidentes reformistas Akbar Hashemi Rafsanyani y Mohamed Jatami, pasa a la segunda vuelta, será un triunfo del poder de convocatoria de este sector, al haber atraído a los desencantados de las presidenciales de 2009, en las que hubo denuncias de fraude y protestas sangrientamente reprimidas.

Se espera que el Ministerio del Interior ofrezca los datos finales provisionales de las presidenciales antes de 24 horas y, posteriormente, tendrán que ser ratificados por el Consejo de Guardianes, el órgano religioso que supervisa la vida política del sistema teocrático de la República Islámica.

Las autoridades no han dado cifras de participación, pero la diferencia con las elecciones legislativas de 2012, cuando muchos centros de votación permanecieron prácticamente vacíos, ha sido palpable y se han visto grandes filas en muchos de ellos, con hasta más de tres horas de espera pese al intenso calor de la jornada.

El portavoz del Consejo de Guardianes, Abas Ali Kadjodai, en una comparecencia ante los periodistas poco antes del cierre de los colegios electorales, ha afirmado que no han tenido noticias de irregularidades destacables durante la jornada de votación.

Kadjodai ha señalado que los representantes del Consejo, formado por doce clérigos y jurisconsultos musulmanes chiíes, permanecerán en todos los centros hasta que finalice el escrutinio.

Por su parte, el jefe de la Policía Nacional iraní, el general Esmail Ahmadi Moghadam, ha asegurado que "no ha habido ningún problema de seguridad" y ha recordado que, para garantizar la seguridad del país, algunos pasos fronterizos han estado cerrados.

En Teherán, la seguridad se extremó en el interior y los aledaños de los centros electorales, con la presencia numerosos agentes de policía y milicianos de los Voluntarios Islámicos (Basij), pero en las calles la presencia policial era la normal.

También las comunicaciones, en especial por internet, han tenido problemas al reducirse la velocidad de conexión, lo que hacía imposible o extremadamente lento abrir muchas páginas web y la transmisión de datos.

Con la oposición laica proscrita, marginados los nacionalistas islámicos del actual presidente, Mahmud Ahmadineyad, y con los reformistas muy debilitados, estas undécimas presidenciales han sido las elecciones más restringidas de la historia de la República Islámica, que en cada proceso electoral relega a más sectores y reduce su base.