• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La Compañía de Jesús: “A la mayor gloria de Dios”

El cardenal argentino Jorge Bergoglio fue elegido como el nuevo Papa para liderar a la Iglesia Católica Romana | El Comercio / Perú / GDA

El cardenal argentino Jorge Bergoglio fue elegido como el nuevo Papa para liderar a la Iglesia Católica Romana | El Comercio / Perú / GDA

La Orden tiene por norma trabajar en los lugares y momentos que la Iglesia Católica requiera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francisco I es el primer papa perteneciente a la Compañía de Jesús, un orden religiosa fundada en París por San Ignacio de Loyola junto a Pedro Fabro y a Francisco Javier, unidos por la fe cristiana y el deseo de servir a Dios en Jerusalén o donde el papa lo dispusiera. La compañía fue fundada en 1534 y fue confirmada oficialmente por el papa Pablo III en 1540.

El nombre de jesuitas fue utilizado al principio en Alemania, para luego generalizarse hasta la actualidad.

Hacen un servicio permanente por el sostenimiento y difusión de la fe cristiana, la alabanza y consecución de una vida espiritual en armonía con la vida cotidiana sometido a la voluntad de la Iglesia y de su máximo exponente.

La frase emblemática de la orden es Ad majorem Dei gloriam (A la mayor gloria de Dios) y su objetivo es el de difundir la fe católica por medio de la predicación y la educación, así como trabajar en lugares y momentos en que así lo requiera con urgencia la Iglesia, reseñó el portal la Historia y su alcance.

La Compañía creció rápidamente y sus miembros tuvieron una actividad decisiva durante la Contrarreforma, especialmente en el transcurso del Concilio de Trento, así como fundando escuelas y centros de estudios superiores en toda Europa. Durante 150 años dirigieron los más importantes centros educativos europeos y, hacia 1640, contaban con más de 500 centros de estudios superiores repartidos por todo el continente.

La Compañía de Jesús se expandió más tarde por el interior de China y por las costas de África. Las cartas que escribieron los misioneros jesuitas que trabajaban en Canadá, en las que enviaban información de tipo etnológico, histórico y científico, fueron publicadas con el nombre de Relaciones Jesuíticas, formando una única y muy valiosa fuente de información referente a los nativos de ese país.

Actualmente, se dedican educar a través de la fe católica, con una vocación por lo social y una dimensión humana.