• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Comisión del Congreso brasileño quiere interrogar a Snowden en Moscú

Edward Snowden / AP

Edward Snowden / AP

La decisión parlamentaria se conoce el mismo día en que el canciller brasileño tiene previsto reunirse en la Casa Blanca con Susan Rice, la asesora de seguridad nacional del presidente de EE UU, Barack Obama, para tratar de las denuncias de espionaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó hoy el viaje de una comisión parlamentaria a Moscú para que interrogue al ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés) de Estados Unidos Edward Snowden sobre las actividades de espionaje de ese organismo a ciudadanos y empresas brasileñas.

La creación de la delegación fue aprobada hoy por unanimidad por la Comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, pero el viaje aún depende de que el gobierno de Rusia apruebe el encuentro de los parlamentarios brasileños con Snowden, según el servicio de noticias de la Cámara Baja.

Snowden recibió asilo temporal en Rusia tras haber permanecido varios días refugiado en el aeropuerto de Moscú.

La decisión parlamentaria se conoce el mismo día en que el canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, tiene previsto reunirse en la Casa Blanca con Susan Rice, la asesora de seguridad nacional del presidente de EE UU, Barack Obama, para tratar de las denuncias de espionaje.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, el diputado Nelson Peregrino, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), informó de que transmitirá la petición a la embajada de Rusia en Brasilia lo más rápido posible.

Los miembros de esa comisión de la Cámara Baja abrieron la semana pasada una investigación para establecer la veracidad de las denuncias según las cuales la NSA espió las comunicaciones electrónicas y telefónicas de la presidenta brasileña Dilma Rousseff y de sus principales asesores.

A esas denuncias se sumaron las de que la agencia de seguridad estadounidense también espió a la petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa de Brasil.

Ambas denuncias están apoyadas en documentos que Snowden le entregó al periodista estadounidense Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro.

"Las informaciones sobre el espionaje promovido por la NSA en Brasil son gravísimas y demuestran la total vulnerabilidad de la privacidad de millones de brasileños", alegó el diputado Iván Valente, del opositor Partido Socialismo y Libertad (Psol) y quien propuso el envío de la comisión parlamentaria a Moscú.

Según el diputado, el espionaje de Petrobras sólo puede obedecer al deseo de Estados Unidos de obtener informaciones privilegiadas sobre las gigantescas reservas descubiertas por la empresa brasileña en aguas muy profundas del océano Atlántico y que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

"Ese nuevo capítulo revela el fuerte interés económico de los Estados Unidos en sectores estratégicos de la economía brasileña. Snowden es responsable por la elucidación de uno de las mayores redes de espionaje en la historia mundial", agregó Valente.

En un comunicado divulgado el lunes, la presidenta Rousseff aseguró que el espionaje de Petrobras, de confirmarse, pone por tierra los alegatos de Washington de que sus intenciones son luchar contra el terrorismo.

"Si se confirman los datos divulgados por la prensa, queda evidente que el motivo de los intentos de violación (de datos) y espionaje no es la seguridad o el combate al terrorismo, sino intereses económicos y estratégicos", aseveró Rousseff en su nota.

La semana pasada, tras saber del supuesto espionaje a Rousseff, el gobierno brasileño convocó a consultas al embajador de Estados Unidos en el país, Thomas Shannon, a quien le transmitió su exigencia de "explicaciones rápidas" y "por escrito".

Rousseff planteó personalmente el asunto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la semana pasada durante la reunión de líderes del G20 en la ciudad rusa de San Petersburgo.

Tras un encuentro privado con Obama, la brasileña dijo que éste se comprometió a investigar lo ocurrido y a dar explicaciones.

Rousseff condicionó la visita de Estado que tiene previsto hacer a Washington el próximo 23 de octubre precisamente a esas explicaciones que aguarda de la Casa Blanca.