• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Comenzó la era Macri entre controversias, festejos y pedidos de unidad

Macri durante la toma de posesión del cargo | Foto EFE

Macri durante la toma de posesión del cargo | Foto EFE

“Está en nuestras manos superar las situaciones que nos han separado del camino del crecimiento”, dijo el mandatario en su primera alocución

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aclamado desde el primer minuto de su mandato, Mauricio Macri se convirtió en el nuevo presidente de los argentinos. Los barrios porteños de Palermo y Recoleta estallaron en algarabía con aplausos, cornetas y banderas cuando el miércoles a las 11:59 pm cesó el gobierno de Cristina Fernández, reseñó la agencia AFP.

Ayer en la mañana Macri fue escoltado por una guardia de honor de 300 granaderos a caballo; llegó a la sede del Congreso junto con su esposa Juliana Awada en un vehículo cerrado. En el recorrido fue seguido por cientos de simpatizantes.

Cuando se juramentó en el cargo de presidente decidió dejar atrás la controversia por la transición y dio un discurso conciliador, pero contundente, en el que prometió combatir la corrupción y pidió la colaboración de todos los sectores políticos para afrontar los desafíos económicos.

Macri juró ante Dios y los santos evangelios desempeñar con lealtad y honestidad el cargo que ocupará hasta 2019. A la ceremonia del Congreso no asistieron la ahora ex presidente Fernández ni la mayoría de los legisladores peronistas que la apoyan.

En su primera alocución Macri sostuvo que la prioridad de su gobierno será alcanzar la “pobreza cero”, combatir la corrupción y el narcotráfico y unir a los argentinos. “Los argentinos estamos cansados de prepotencia y enfrentamiento inútil. Hay que reconocer los problemas para que juntos encontremos las soluciones. La política no es una competencia entre dirigentes para ver quién tiene el ego más grande”, dijo y convocó a todos a aprender el arte del acuerdo.

“Está en nuestras manos superar las situaciones que nos han separado del camino del crecimiento”, añadió el presidente, que fue ovacionado en varias ocasiones.

Retos. El sociólogo y analista político argentino Rosendo Fraga considera que el mayor reto político de Mauricio Macri será el Congreso, donde debe buscar un pacto de gobernabilidad similar al de Enrique Peña Nieto en México.

“Sin darles participación en el Ejecutivo, el mandatario mexicano acordó con los candidatos derrotados de los otros dos partidos el apoyo parlamentario necesario para llevar adelante el programa de reformas de su partido. Sin gobierno de coalición y sin mayoría parlamentaria propia, las logró”, manifestó.

“La cuestión es que pueden concretarse los ‘pactos de gobernabilidad’ sin gobierno de coalición, siempre que se tenga una coalición parlamentaria y este es quizás el desafío político más importante de Macri”, agregó Fraga ante la notoria tirantez de un Congreso donde la bancada oficialista es minoría.

En lo económico el presidente asume el poder con varios retos por delante: una inflación de menos 27% anual, restricciones a la compra de dólares, retraso cambiario, estancamiento del crecimiento, un déficit fiscal superior a 7% del producto interno bruto y el litigio en Nueva York con los llamados “fondos buitres”, inversionistas que han demandado al país por títulos impagos de su deuda.

“Los desafíos que tenemos son enormes y los problemas no los vamos a resolver de un día para otro. Necesito que nos marquen nuestros errores, sabemos que no somos infalibles”, afirmó, y fue aplaudido por legisladores, mandatarios  y delegaciones extranjeras presentes en el Parlamento.

Respeto con diferencias
Entre los jefes de Estado que asistieron a la investidura del nuevo presidente estuvieron Dilma Rousseff, de Brasil, que aterrizó en Buenos Aires mientras Macri se juramentaba; Michelle Bachelet, de Chile, Rafael Correa, de Ecuador,  Juan Carlos I,  rey emérito de España, Ollanta Humala, de Perú,  Horacio Cartes, de Paraguay, Tavaré Vásquez, de Uruguay, Juan Manuel Santos, de Colombia, y Evo Morales, de Bolivia, con quien Macri jugó un partido de fútbol el miércoles.

“Respetando nuestras diferencias ideológicas, quisiéramos construir amistad y confianza para seguir trabajando por Bolivia y Argentina”, dijo el presidente Morales, que estuvo en los actos de despedida de la ex presidente Cristina Fernández y asistió al de juramentación del nuevo mandatario.

El presidente Correa, un miembro clave del eje de centroizquierda de Suramérica, coincidió con Morales. “Como se lo dije a Macri: en lo único que no nos podemos poner de acuerdo es en el fútbol. Nada más. Siempre se puede dialogar. Somos demócratas”.

Rousseff, al borde de un juicio político, fue la primera mandataria con la que Macri mantuvo una reunión oficial.