• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Colombianos acuden a votar en medio de la polarización

Los dos principales contendores de los comicios presidenciales colombianos | Fotos EFE

Los dos principales contendores de los comicios presidenciales colombianos | Fotos EFE

Una campaña basada en la guerra sucia y los escándalos caracterizó el proceso comicial. Santos busca repetir mandato y Zuluaga podría dar la sorpresa 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La agudización de la polarización política en Colombia, entre la línea pragmática del presidente Juan Manuel Santos y la conservadora-militarista de Oscar Iván Zuluaga, delfín del ex mandatario Álvaro Uribe, será la primera consecuencia de que las presidenciales que se celebran hoy deriven en una segunda vuelta electoral, el 15 de junio próximo, en caso de que, como se espera, ninguno de los cinco candidatos logre 50% + 1 de los votos.

A la cabeza de la recta final de esta primera etapa de la competencia comicial están el candidato-presidente del Partido Social de Unidad Nacional, Juan Manuel Santos, y Oscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático.

Las últimas encuestas revelan un empate técnico entre Santos (22%) y Zuluaga (24%), lo que ha puesto sobre el tapete la posibilidad de que el dirigente opositor se haga con la primera magistratura.

El director para América Latina y el Caribe del International Crisis Group, Javier Ciurlizza, considera improbable que alguno de los candidatos gane en la primera vuelta debido a la dispersión del voto. Además de Santos y Zuluaga, los otro tres candidatos (Clara López, del Polo Democrático Alternativo; Enrique Peñaloza, de la Alianza Verde, y Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador) suman más de 35% de la intención de voto. “Es probable que haya segunda vuelta.  Esto va a agudizar la polarización en Colombia, que ya lo está por los enfrentamientos políticos, ideológicos y personales”, expresó.

Guerra sucia. El hecho de que en el país vecino haya dos visiones opuestas sobre cómo hacer política y sobre cómo debe alcanzarse la paz ha generado una campaña basada en los escándalos por encima del debate programático.

Ciurlizza señaló que no es la primera vez que la guerra sucia es parte de la antesala de las elecciones presidenciales en el país, pero que este año la particularidad deriva de la poca diferencia en las encuestas, lo que ha acrecentado el nerviosismo y la utilización de métodos cuestionables por los candidatos, sobre todo, entre Santos y Zuluaga. “Hubo una campaña terriblemente sucia, de desgaste para el proceso de paz y muy peligrosa para el país”, afirmó Erika Rodríguez, especialista para América Latina de la Fundación Alternativas de España.

Entre los escándalos de mayor impacto en la opinión pública se cuentan la destitución y posterior incorporación del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, hecho que repercutió negativamente en la imagen de Santos y su relación con los sectores progresistas del país, a la vez que ocasionó un choque entre los ámbitos político y judicial en Colombia; y la denuncia sobre utilización de dinero del narcotráfico para la campaña electoral, que salpicó directamente al asesor político venezolano Juan José Rendón, quien habría recibido dudosas dádivas para la campaña de Santos en 2010. Rendón negó la acusación y renunció a la campaña del candidato-presidente a menos de un mes de las elecciones.

“La oposición sacó a relucir el Proceso 8000 (nombre atribuido al caso judicial contra el ex presidente Ernesto Samper por supuesta financiación del narcotráfico). Este proceso llevó a que Colombia tuviera una imagen paria, que el país fuese visto como un narcoestado. Revivir esto no le hace un favor a Colombia”, expresó Erika Rodríguez.

Zuluaga, por su parte, ha tenido que hacer frente a un video en el que aparece con el supuesto espía informático Andrés Fernando Sepúlveda, que habría intervenido los correos electrónicos de Santos y de los delegados en Cuba de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

El punto de honor en la campaña electoral es el proceso de paz iniciado en noviembre de 2012 en La Habana por el gobierno de Santos y las FARC. Aunque el acuerdo sobre drogas y el cese el fuego anunciado recientemente por la guerrilla han sido interpretados como un paso decisivo en la búsqueda de la paz, Santos ha recibido críticas por la lentitud en las negociaciones y la beligerancia dada al grupo rebelde. Para los uribistas la línea debe ser tolerancia cero con la guerrilla. “A algunos sectores colombianos este proceso  les ha parecido innecesario y eso tiene su precio”, dijo Ciurlizza.

La palabra final la tendrán los 32 millones de colombianos que pueden ejercer su derecho al voto,  según el censo electoral. En esta oportunidad, los ciudadanos podrán registrar su participación a través de Facebook en la aplicación I’m a voter, utilizada por primera vez en 2012, durante los comicios presidenciales de Estados Unidos.


Política en perspectiva
En el coloquio Elecciones en Colombia, escenarios y relaciones bilaterales, realizado en Caracas, se debatió sobre la política exterior de ese país.

Según analistas, de mantenerse el presidente continuaría la  línea ejercida desde 2010. Seguirá el acompañamiento al diálogo político en Venezuela y una búsqueda de mejor comercio. Santos mantendrá las negociaciones de paz con la guerrilla y seguirá con los  TLC.

De ganar Zuluaga, su política estaría marcada por una tendencia a la confrontación con el gobierno de Venezuela, deterioro de la relación y posiblemente cierre la negociación con las FARC.

“Cualquier momento de inestabilidad en Venezuela repercute en Colombia. Gane cualquiera, la crisis va a forzar a Colombia a una solución contundente, ya que se puede afectar el proceso de paz  y  profundizar los problemas en la frontera. Bogotá tendría que pasar de tener una posición multilateral con Venezuela a una bilateral”, dice el especialista Javier Ciurlizza. 

Diáspora en Venezuela
545.976 colombianos en el exterior comenzaron a votar en 64 países desde el lunes 19 de mayo hasta hoy. Para sufragar, las personas solo deberan presentar la cédula de ciudadanía.

Aunque en Venezuela residen 3.000.000 de colombianos solo 170.000 están inscritos para votar en  los 15 consulados en el país que estuvieron abiertos para este proceso desde las 8:00 am hasta las 4:00 pm El embajador de Colombia en Venezuela, Luis Eladio Pérez, dijo a los medios de comunicación que en Venezuela la abstención ha sido tradicionalmente muy alta. “En el proceso anterior alcanzó 90%”, por lo que no hay mayores expectativas en esta oportunidad.

Los resultados de las elecciones en el exterior solo pueden darse a conocer cuando termina el proceso comicial, por lo que la Fiscalía de Colombia inició una investigación para determinar cómo y quién filtró información de los resultados, favoreciendo al candidato opositor.


Escenarios y relaciones bilaterales


Luis Russian, presidente de Cavecol
“La relación entre Venezuela y Colombia ha variado. La caída del comercio este año ha sido 13% entre enero y abril. Uno de los mayores dilemas que enfrenta la relación económica entre ambos países es la limitación en Venezuela de la aprobación de divisas. La mayor importación de Colombia a Venezuela son caramelos y confites”.


Beatriz De Majo, internacionalista
El escándalo según el cual el venezolano Juan José Rendón, asesor político del candidato-presidente Juan Manuel Santos, recibió, en el año 2010,  12 millones de dólares de manos del narcotráfico para financiar parte de la campaña del mandatario colombiano, le podría costar muy caro a Santos. J. J. Rendón niega la acusación.


Luis Álvarez, internacionalista
Las últimas encuestas han anunciado la posibilidad de que el presidente Santos pueda perder las elecciones presidenciales este domingo y eso sería revertir el mecanismo de la reelección inmediata que ha marcado tendencia en América Latina, como ha sucedido en Venezuela, Bolivia, Argentina y Ecuador en los últimos años.


Kenneth Ramírez, presidente COVRI
El debate sobre Venezuela en la campaña electoral de los candidatos a los comicios en Colombia, proceso que se inició el lunes pasado en los consulados de Colombia en el mundo, no ha estado presente de forma continua sino por rebote a través de los escándalos que han caracterizado la campaña.