• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Colombia: ordenan capturas por asesinato de Galán

Por el asesinato de Galán, la Corte Suprema condenó el 31 de agosto de 2011 al ex ministro y ex senador Alberto Santofimio como uno de los instigadores del crimen, ordenado por el narcotraficante Pablo Escobar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Fiscalía colombiana ordenó el domingo las capturas de un jefe policial y un ex funcionario de la liquidada policía secreta por considerarles presuntos coautores del asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán en 1989.
 
La orden de la Fiscalía General se libró contra el mayor retirado Luis Felipe Montilla Barbosa, entonces comandante de la policía de Soacha, municipio aledaño a Bogotá y en cuya plaza principal fue muerto a tiros el aspirante a la Presidencia, mientras asistía a un acto político.
 
Montilla "era el directo encargado de manera legal y constitucional de la seguridad de Galán'', explicó la Fiscalía en un comunicado publicado en su página de Internet.
 
La otra medida de aseguramiento afecta a Manuel Antonio González Henríquez, entonces jefe de la Oficina de Orden Público del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la extinta policía colombiana. "Su función era la de dirigir y coordinar la seguridad del aspirante a la Presidencia, lo que infiere el mayor cuidado y atención en esta actividad de seguridad hacia el líder político'', detalla la nota de la institución encargada de investigar y acusar a los responsables de delitos en el país.
 
Por el asesinato de Galán, la Corte Suprema condenó el 31 de agosto de 2011 al ex ministro y ex senador Alberto Santofimio como uno de los instigadores del crimen, ordenado por el narcotraficante Pablo Escobar.
 
La justicia colombiana también investiga la presunta responsabilidad del que fuera el director del DAS entre 1985 y 1991, general en retiro Miguel Maza Márquez, que de acuerdo con la Fiscalía se habría aliado con los cárteles de Medellín y Cali para que descuidara la escolta de Galán.
 
El político liberal se perfilaba como probable ganador de las elecciones presidenciales de 1990, y había expresado fuertes señalamientos frontales contra el narcotráfico.