• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Colombia: Dos años de un proceso de paz a medio camino

Una pancarta es enarbolada en el río Atrato en medio de la incertidumbre de la liberación de los secuestrados | Foto: EFE

Una pancarta es enarbolada en el río Atrato en medio de la incertidumbre de la liberación de los secuestrados | Foto: EFE

La internacionalista  Beatriz de Majo asegura que el frente guerrillero se ha caracterizado por actuar al margen de lo que se decide en La Habana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos años después del comienzo de las conversaciones de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno de Juan Manuel Santos, el proceso atraviesa la crisis más grave desde sus inicios: la suspensión del diálogo debido al secuestro del general Rubén Darío Alzate.

Ese incidente hizo que Santos ordenara a su delegación negociadora no viajar a La Habana, Cuba, para continuar con el que sería el ciclo 31 de los diálogos, hasta que las FARC dejen en libertad a Alzate. A raíz de esa decisión, la guerrilla y el gobierno acordaron la liberación del general y de otros 4 rehenes.

Sin embargo, el negociador del grupo rebelde Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias Pastor Alape, aseguró que la suspensión de los diálogos fue una decisión impulsiva y que liberar a los secuestrados no depende de las discusiones en la capital cubana. “Debemos comprometernos a cumplir con los diálogos ya establecidos para que el proceso avance”, señaló.

Las reglas que delimitan las negociaciones indican que “la mesa es autónoma; nada de lo que ocurra en el exterior, incluidos los eventos de la guerra, afecta lo que se discuta”. Paralizar el proceso significaría el incumplimiento de ese compromiso del acuerdo.

La internacionalista Beatriz de Majo asegura que el frente guerrillero se ha caracterizado por actuar al margen de lo que se decide en La Habana, y que incluso la cúpula de las FARC se ha sorprendido por las acciones llevadas a cabo por los guerrilleros.

De Majo indica que la decisión del presidente representa un aumento de la popularidad que ha perdido en los últimos meses, y que este es un “proceso con el sello de una persona en especifico, es la paz de Santos”. Un proceso que, aseguró, ha avanzado más que cualquier acuerdo en la historia del conflicto. 

Aumentan los detractores. La continuación de las acciones de las FARC, en medio de las negociaciones, causa escepticismo en la mayoría de los colombianos. Desde que se iniciaron las conversaciones de paz la guerrilla ha perpetrado 805 atentados contra infraestructuras y pueblos, con 104 civiles muertos y otros 326 heridos, 640 militares y policías asesinados y otros 705 heridos.

En reiteradas ocasiones el ex presidente Álvaro Uribe, actual senador, ha pedido a la comunidad internacional que así como apoya los diálogos con las FARC exija a la guerrilla el cese unilateral de actividades criminales.

Una encuesta reciente de la empresa Ipsos Napoleón Franco indica que 53% de los consultados se declaró optimista de que el gobierno y las FARC lleguen a un acuerdo. Este clima favorable bajó 10 puntos en los últimos 6 meses, cuando el nivel de optimismo rondaba 63%. Adicionalmente, el pesimismo de los colombianos de que las negociaciones lleguen a buen término subió 9 puntos, al pasar de 33% a 42%.

Los seis puntos de la agenda. Hasta el momento las partes han llegado a acuerdos parciales en tres de los seis puntos preestablecidos en la agenda: la política de desarrollo agrario integral, combate al narcotráfico y participación política.

En primer lugar acordaron el acceso y uso de los campos para que los habitantes puedan producir; la formalización de la propiedad; la creación de una frontera agrícola y la protección de zonas de reserva.

Para el segundo punto crearán un plan destinado a prevención, atención y reducción del daño que causa el consumo de drogas ilícitas, desde un enfoque de salud pública; además del reforzamiento de la lucha contra las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico, el lavado de activos y el tráfico de insumos.

Con respecto a la participación política acordaron realizar cambios institucionales con el propósito de facilitar el tránsito de organizaciones sociales relacionadas con las FARC para su constitución como partidos o movimiento políticos.

Aún están pendientes tres temas relevantes: las víctimas, las condiciones de terminación del conflicto armado y los mecanismos para refrendar los acuerdos.


A la espera de la liberación

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que la liberación del general del Ejército Rubén Darío Alzate y otros cinco retenidos por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se producirá la próxima semana.

“Ya se recibieron las coordenadas. Estoy dando instrucciones para facilitar liberación para próxima semana”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, reseñó AP. La guerrilla tiene previsto entregar a los rehenes al Comité Internacional de la   Cruz Roja.

Alzate, el militar de más alto rango que haya secuestrado el grupo rebelde en 50 años de conflicto, fue plagiado junto con el cabo segundo del Ejército Jorge Contreras Rodríguez y la abogada Gloria Urrego en el departamento del Chocó, al oeste del país.

Voceros de Noruega y Cuba, países garantes del proceso de paz entre el gobierno y las FARC, anunciaron el miércoles un acuerdo entre las partes para dejar libres a Alzate, a sus dos acompañantes y a dos soldados que fueron capturados el 9 de noviembre en el departamento de Arauca.