• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Colombia y Venezuela, dos maneras distintas de tratar a El Niño

Imagen que muestra la situación del Guri este 26 de abril | Foto VTV Bolívar

Imagen que muestra la situación del Guri el 26 de abril | Foto VTV Bolívar

Los dos países fronterizos han enfrentado una fuerte sequía que ha comprometido la generación eléctrica en sus territorios. Mientras el gobierno del presidente Juan Manuel Santos apostó por un plan para evitar el racionamiento, su homólogo Nicolás Maduro insiste en decretar días libres en el sector público para disminuir el consumo energético

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela no ha estado sola en la lucha contra El Niño; Colombia, su país fronterizo, también ha tenido que lidear con el fenómeno de naturaleza marina y atmosférica que consiste en un calentamiento anormal de las aguas superficiales en el Océano Pacífico Central y Oriental y que genera grandes oleadas de calor ante la ausencia de lluvias cada dos o siete años.

La sequía de El Niño que viene azotando al territorio venezolano también se presentó en la hermana república, a partir de mayo del año pasado. Desde esa fecha, el gobierno colombiano ha emprendido una serie de medidas para frenar las consecuencias de este fenómeno en la generación eléctrica y ante la inminente reducción de los niveles de sus embalses de agua para finales de 2015 e inicios de 2016.

Sin embargo, en un país en el que entre 60% y 70% de la energía eléctrica proviene del agua, las alarmas se encendieron cuando un estudio de la Compañía Expertos en Mercados XM, difundido en marzo de 2016,  informó que en solo tres días el nivel de las represas había caído de 26,17% a 25,5%. La recomendación para el gobierno colombiano fue aplicar un racionamiento programado en el servicio electrico de 5% de la demanda mensual, es decir, 9 gigavatios hora (GWh) por día. Pero Santos y su equipo se negaron y apostaron por la conciencia de los ciudadanos antes de decretar esta medida que calificaron de “extrema”.

Una contingencia en dos de las plantas de generación más importantes de Colombia también desataron la crisis eléctrica. Un incendio en la Central Hidroeléctrica de Guatapé (departamento de Antioquia) y en la termoeléctrica de la Zona Franca Celsia (departamento del Atlántico) hizo que el país perdiera 11% de su generación energética.

Los responsables asumen

La revelación de la firma XM coincidió con un cambio en el gabinete del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos: el ministro de Minas y Energía (Minminas), Tomás González, presentó su renuncia por no cumplir las medidas de ahorro fijadas en la agenda de trabajo del gobierno nacional. El consumo energético en el país, contrario a lo previsto, aumentó 11% entre enero y febrero en comparación con 2015.

“El ministro asumió la responsabilidad por la demora de estas medidas de ahorro y ha presentado su renuncia”, dijo Santos cuando oficializó el cambio.

María Lorena Gutiérrez asumió el compromiso que eludió González y desde ese momentó se tomaron decisiones más severas.  “La idea es garantizar un mejor servicio a los colombianos, por eso castigaremos a los desperdiciadores de energía y premiaremos a los que ahorren”, explicó el presidente.  

"Por cada peso que ahorre el hogar, del consumo promedio, recibirá otro peso como incentivo. Si consume un peso más que el promedio, le vamos a cobrar el doble", advirtió Santos. 

La decisión entró en vigencia el 7 de marzo, cuando la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) del Ministerio de Minas y Energía publicó la resolución N. 029 de 2016.

Colombia cumplió

El gobierno de Santos enmarcó el nuevo compromiso para los colombianos en un plan que denominó “Apagar paga”. La campaña que presentó el 8 de marzo pretendía disminuir el consumo eléctrico diario entre 5% y 10% durante marzo y abril para descartar un apagón, como el que vivió la nación en 1990.

La meta fue alcanzada y el 25 de abril finalizó el plan que generó un ahorro promedio diario de 5,88%, según informaron Minminas y CREG. El propósito era ahorrar en un plazo de seis semanas 400 GWh y el balance al 17 de abril alcanzó los 1.179 GWh.

"Hoy podemos decir que gracias al ahorro de los colombianos ya no existe el fantasma de un racionamiento de energía", informó Santos, quien aplaudió que se ahorraron “en cuatro semanas más de lo que nos habíamos propuesto ahorrar en seis semanas".

El reestablecimiento de las operaciones en la Central Hidroeléctria Guatapé el 23 de abril, una semana antes de los previsto, y el debilitamiento del fenómeno El Niño, que acabaría en mayo, se sumaron para descartar el racionamiento eléctrico que habían advertido en Colombia.

Ahora la meta en el país vecino es otra: que este ejercicio sea un hábito permanente. "Por eso vamos a seguir estimulando y promoviendo el ahorro de energía, como hemos venido promoviendo el ahorro de agua con muy buenos resultados", sentenció Santos.


Venezuela sigue apagada

Mientras Colombia parece haber superado los estragos de El Niño, Venezuela no ha podido acabar con la crisis eléctrica que desató este fenómeno, a pesar de las distintas medidas que ha tomado el gobierno nacional desde que empezó la sequía en 2015.

Los bajos niveles del embalse de Guri, que surte a la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, mantienen latente un apagón nacional. La planta ubicada en el estado Bolívar es la responsable de generar al menos 50% de la energía del país y hoy su represa se encuentra a 1,60 metros de su “zona de colapso” (240 metros), según informó este martes el ministro para la Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez.

El vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, constató este 26 de abril el estado crítico del embalse de Guri y reconoció que los esfuerzos hechos por el gobierno nacional “no han sido suficientes”. Por esta razón, el Estado venezolano anunció nuevas medidas: que los empleados públicos trabajarán solo lunes y martes y que las clases en los colegios de educación básica y media serán suspendidas los viernes al menos por dos semanas, como indicó el presidente Nicolás Maduro este martes.

Este último anuncio gubernamental se suma a la lista de medidas que el gobierno de Maduro ha aplicado para frenar los efectos del fenómeno El Niño.